Hugo Morán, secretario de Estado de Medio Ambiente se reunió con 10 comunidades y ciudades autónomas litorales con competencias en la gestión de la Red Natura 2000 marina, con la finalidad de llegar a un acuerdo de reforzar los mecanismos de coordinación para avanzar hacia la prioridad de que el 30 % de las Áreas Marinas Protegidas sean bien gestionadas en el 2030.

Los representantes de las comunidades y Ciudades Autónomas de Galicia, Asturias, Cantabria, Cataluña, Illes Balears, Comunitat Valenciana, Región de Murcia, Andalucía, las islas Canarias y Melilla fueron los que participaron en la tercera reunión política enmarcada en el proyecto LIFE INTEMARES.

Esta reunión fue coordinada por la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, en donde Morán estuvo en compañía del director general de Biodiversidad, Bosques y Desertificación, Jorge Marquínez, así como de la directora de la Fundación Biodiversidad, Elena Pita.

El secretario de Estado de Medio Ambiente ratificó el interés estratégico que existe en la conservación marina en el marco de recuperación verde, señalando que en este gobierno «impulsamos una transición hacia modelos que prioricen la protección y restauración de la naturaleza y que garanticen, además, la conservación y el uso sostenible de los recursos».

Transición ecológica

La transición ecológica no solo se enmarca en los ecosistemas continentales, sino que también en los marinos, ya que los mismos ofrecen grandes oportunidades y desempeñan grandes retos en cuanto a su conservación.

España se encuentra en la lucha constante para la conservación y protección de estos espacios, ejemplo de ello es que en el país «ha pasado de proteger menos del 1 % de la superficie marina a más del 12 % actual».

Este avance le ha permitido a España superar el umbral de cobertura comprometido con el Convenio de Diversidad Biológica (CBD), «establecido en el 10 %» siendo uno de los pocos países europeos en lograr esta meta.

Se pretende con la creación de estos mecanismos poder alcanzar el 30 % de protección para el 2030 de estos espacios protegidos, declarando nuevas áreas marinas y que su gestión sea más eficaz.

En la Estrategia de Biodiversidad 2030 de la Unión Europea y la Declaración de Emergencia Climática, el Gobierno establece que se debe fortalecer «la red de espacios marinos protegidos y lograr que esté bien gestionada, conectada y que sea ecológicamente representativa».

En la actualidad, se están elaborando y se están actualizando estrategias y planes en cuanto la conservación de especies, permitiendo adoptar medidas para la reducción de amenazas, no solo de las especies en sí, sino también a los hábitats donde estas se desenvuelven.

A través del proyecto LIFE INTEMARES se «está garantizando alcanzar una cobertura de más del 15 % de superficie marina protegida en 2023», desarrollando estudios oceanográficos en 9 nuevas áreas, los mismos podrían ser declarados como áreas protegidas en el marco de la Red Natura 2000. En este sentido, se están analizando los niveles de protección de vuestros mares con la meta de poder elaborar propuestas que permitan ampliar y completar esta red de espacios protegidos en España.

Hugo Morán expresó «la importancia que existe en la coordinación interadministrativa para lograr que los espacios marinos protegidos en España sean referentes internacionales es digno de una gestión adecuada, pionera, participativa y basada en la ciencia», agradeciendo a las comunidades autónomas su implicación en las actuaciones conjuntas de conservación marina.