Existen 252 lugares declarados por la UNESCO como Patrimonio Mundial Natural.​ Estos son lugares para preservar y conservar la biodiversidad del planeta, que poseen condiciones naturales importantes donde los principios ecológicos y biológicos los convierten en espacios necesarios para el planeta,​ por lo que su cuidado es fundamental y urgente.

De ese grupo, según las estadísticas e investigaciones, 83 ya se encuentran vulnerables a las condiciones del cambio climático presente en el planeta, lo cual enciende las voces de alarma ante la tendencia de que este porcentaje siga subiendo aceleradamente.

Anteriormente, las llamadas especies invasoras eran la principal amenaza de estos importantes escenarios naturales. Hoy, el calentamiento global y las condiciones atmosféricas, producto de muchos factores, entre esto la omisión humana, desplazó a la invasión y se convierte en la principal preocupación para todos los sectores conservacionistas, biológicos y científicos del mundo.

Este tercio de lugares declarados como Patrimonio Mundial Natural, de llegar a sucumbir a los efectos del cambio climático, tendrán muy pocas posibilidades de recuperación

Principales Parques Naturales

Colisión catastrófica

La UICN (Unión Internacional para la conservación de la Naturaleza) ha publicado un informe inquietante, donde concluye que estos lugares ya evidencian signos de degradación por el clima, y que incluso, este podría ser más abrasivo que la misma invasión de especies, la explotación de recursos naturales o el turismo. El informe señala que lugares como el Parque Nacional de Doñana y el Monte Perdido (Pirineos) ya muestran signos de afectación grave, que según las investigaciones, prometen con extenderse rápidamente.

Otros lugares del mundo, como la Gran Barrera de Coral en Australia,​ LasIslas Galápagos,​ La Región Floral del Cabo,​ El Parque Nacional de Shiretoko,​ Venecia,​ Stonehenge​ y La Ciudad Portuaria de Cartagena de Indias,​ entre muchos otros, ya muestran vulnerabilidad a los cambios climáticos drásticos y extremos, las sequías, el derretimiento glacial y los aumentos bruscos de temperatura. La Isla de Pascua,​ cuyas esculturas características son uno de los tesoros más hermosos del planeta, tienen a causa de la erosión de las costas, un riesgo enorme de desaparecer  en el mar.

Los corales presentan decoloración paulatina,​ como el de las Islas de Nueva Caledonia,​ que a su vez, junto con La Gran Barrera, afectan la producción de especies marinas, y las que ya existen corren riesgo de desaparecer definitivamente.

Declaraciones oficiales

Planeta azul

Bruno Oberle,​ director general de UICN, afirma que los Patrimonios Mundiales Naturales, tienen que contar con la obligada protección de todos los organismos oficiales del mundo, ya que el riesgo de que muchos sitios pierdan su condición de Patrimonio Natural​ es grande.​       

Según sus palabras, estos lugares tienen un «valor universal excepcional» y la importancia de su cuidado y conservación es una tarea de todos. Los incendios, las inundaciones, la sequía, la explotación desmedida, la inconsciencia ciudadana y la omisión de organismos, son los principales protagonistas que amenazan contundentemente cada día estos lugares impresionantes, cuya belleza pudiera un día desvanecerse completamente.

Las proyecciones de la UICN, se enfocan en lo que será a futuro las condiciones en las que se van a encontrar estos lugares si no se toman las medidas respectivas. El aceleramiento de las condiciones climáticas extremas y el descuido, podrían acelerar su expansión y al momento de hacer algún tipo de acción para frenar su daño, podría ser ya muy tarde.

El llamado a una toma de consciencia es inminente, ya que la omisión y la desidia parecen ser los principales enemigos del planeta en el complicado tema climático