Que mayor placer es degustar un plato a base de pescado, mariscos frescos o en conserva y, al mismo tiempo, estar conscientes que no han sido obtenidos sin sobreexplotar los recursos pesqueros, ni dañar la fauna acompañante o alterar el ecosistema marino. Todo esto es posible gracias al sello azul.

El sello azul MSC es una certificación internacional que garantiza que estos frutos del mar han sido obtenidos sin afectar el estado de los ecosistemas marinos

La demanda mundial per cápita de productos del mar ha alcanzado un máximo histórico y es probable que continúe aumentando. La sobrepesca, empleando métodos cuestionables como la pesca de arrastre, está poniendo en peligro la biodiversidad de los fondos marinos por no ser un método selectivo.

La pesca de arrastre

La pesca de arrastre consiste en una red en forma de cono que se remolca desde una embarcación manteniéndola abierta, arrastrando en su interior todo lo que encuentra a su paso, acabando con los hábitats bentónicos los cuales, paradójicamente, son necesarios para la supervivencia de las especies comerciales (atún, bacalao, bonito, salmonete de roca, anchoa, merluza, cigala, pulpo, bacaladilla, brótola, sardinas, entre otros).

Para mantener o mejorar el suministro de peces silvestres de manera sostenible, hay que conciliar las necesidades que representa la demanda de productos marinos y conservación de estos ambientes, las cuales se pueden lograr mediante los controles de captura, modificaciones de artes de pesca, áreas cerradas y gestión comunitaria, según el contexto local y las características específicas.

Es en el desarrollo de estas acciones que surge el sello azul MSC. Fue creado en 1997 en Londres por la organización conservacionista WWF y la empresa Unilever, tras la consulta de muchos científicos, expertos en la industria pesquera y grupos conservacionistas.

Sello de pesca sostenible

El sello Marine Stewardship Council (MSC) representa una certificación que garantiza que se cumplen una serie de estándares internacionales para la pesca sostenible y la rastreabilidad de los productos pesqueros. Estos estándares son sometidos cada cinco años a revisión con el fin de garantizar su actualización en cuanto a las mejores prácticas de gestión y ciencia marina a nivel internacional.

El sello azul MSC certifica la pesca como sostenible únicamente si obtienen una puntuación alta en la evaluación de cada uno de los 3 principios:

    • La pesca debe realizarse de manera que se evite la sobrepesca (agotamiento de las poblaciones explotadas más allá de los límites biológicos) y las poblaciones sobreexplotadas deben estar claramente en vías de recuperación.
    • Las operaciones de pesca deben mantener la estructura, diversidad, función y productividad de los ecosistemas asociados.
    • El sistema de gestión debe respetar las regulaciones nacionales e internacionales.
Sello Azul MSC
Venta de pescado fresco con el sello azul

Los consumidores también pueden realizar una serie de acciones en contra de la sobrepesca, demandando pescado de origen sostenible en los comercios y restaurantes, siguiendo algunas recomendaciones:

  • Buscar productos pesqueros con el sello de sostenibilidad MSC.
  • Comprar solamente en lugares autorizados.
  • Diversificar el consumo de pescado y marisco, teniendo en cuenta que en cada estación del año cambia lo que el mar nos ofrece.
  • No adquirir pescado o marisco sin conocer su procedencia, pueden haber sido capturados ilegalmente, es decir, sin respetar los períodos de veda o cumplir con las tallas mínimas requeridas.
  • Conocer el origen de los productos que se consumen al detalle: donde se pescan, cómo se capturan, y si las flotas pesqueras siguen los estándares establecidos para la conservación del ambiente.