Antonio Márquez es un buceador y realizador audiovisual que preside la ONG Oceánidas, fundada en 2005 con varios amigos y que trabaja por la conservación del medio marino y crea conciencia en la población sobre su importancia y biodiversidad.

Una de las iniciativas más importantes de Oceánidas es la Red de Vigilantes Marinos, compuesta por submarinistas voluntarios de toda España, que han decidido aunar la práctica del buceo recreativo para organizar periódicamente actividades de limpieza de las playas y puertos, que se hacen como respuesta a la inacción o la pasividad de las autoridades.

Objetos insólitos como carritos de compra, escaleras, impresoras, baterías de barcos, neumáticos y hasta urnas funerarias son algunos de los residuos que ocasionan cada año la muerte de miles de aves, tortugas y mamíferos.

«El mar se está convirtiendo en esa alfombra que levantas y metes debajo los residuos para dejar de verlos, y como no los ves, es como si no existieran»

Declaraciones oficiales

Márquez hace hincapié en los microplásticos o los productos químicos que a simple vista no se ven, son ingeridos por las especies y pasan al organismo humano a través de la cadena alimentaria.

Antonio a través de Oceánidas, inició un proyecto de ciencia ciudadana que en un principio involucraba a voluntarios buceadores en acciones de limpieza del medio marino y hoy ha conseguido movilizar a niños, colegios, hoteles y a los propios usuarios de las playas. Pero como él dice, lo mejor viene después, cuando con todo el material gráfico y didáctico, van a centros educativos de la zona donde han hecho la limpieza e imparten charlas a los alumnos.

«Lo más importante es llevar esta experiencia a los centros educativos, porque pensamos que el futuro está en la educación de los jóvenes, que van a poner todo su esfuerzo en cambiar esta dinámica en la que estamos ahora»

Márquez afirma que están preparando unos protocolos de seguridad para que en las limpiezas de playas no se saquen del mar residuos que puedan poner en riesgo al buceador. Los objetos voluminosos encontrados, son notificados a las autoridades para que se proceda a su extracción con medios profesionales.

También se han incluido otros protocolos de actuación donde con la colaboración de biólogos marinos, se estudia cuáles son aquellos objetos que no pueden ser retirados por poseer una vida marina asociada.

Herramientas de los buceadores

Planeta azul

Los buceadores recreativos no utilizan herramientas bajo el agua, por lo que pueden limitarse sólo a aquello que puede entenderse como basura marina y que pueda extraerse con las manos en una bolsa de malla.

Márquez con sus 15 años a la cabeza de Oceánidas y los 8 años que lleva liderando la Red de Vigilantes Marinos, ha comprobado que «la sociedad está cada vez más concienciada», que demanda un cambio en el sistema productivo y de consumo.

El buceador expresa: «Trabajo en lo que me gusta, que para mí es básico, tengo a mis hijos involucrados en mi proyecto y a mis 56 años me encuentro bien, estoy en el mejor momento de mi vida, he aunado todos mis deseos y ahora tengo que transmitir todo este entusiasmo».