Las medidas supondrán una reducción del gasto económico y energético de las empresas. El Gobierno apuesta por la implementación de los recursos renovables autóctonos. Las pymes serán fundamentales para alcanzar los objetivos trazados.

 

El Gobierno de Asturias, por medio de su Consejería de Industria, Empleo y Promoción Económica ha anunciado que unos 2 500 000 de euros serán destinados para financiar dos líneas de ayudas en aras de fomentar el uso de energías renovables. La convocatoria tendrá lugar durante las primeras semanas del año y el período de recepción de solicitudes iniciará una vez que el anuncio haya sido publicado en el Boletín Oficial del Principado de Asturias.

La Dirección General de Energía, Minería y Reactivación será la encargada de procesar los recursos con el fin de promover la descarbonización y el paso hacia energías sostenibles como elementos esenciales de la economía para el año 2021.

La reducción de la huella de carbono a través de proyectos orientados hacia el ahorro de energías y un uso eficiente de ella en todos los sectores de la vida económica formará parte de la primera línea de ayuda, que contará también con el apoyo económico del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder). Un total de 1 000 000 de euros será destinado para el apoyo a cualquier empresa productora o prestadora de servicios. Para ello, se realizarán auditorías en materia de energía a las pequeñas y medianas empresas (pymes), del mismo modo que estas se ejecutan en las grandes empresas de manera obligatoria, así como una reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los recursos renovables locales, como la biomasa forestal o el calor de agua de mina, serán potenciados para su óptimo aprovechamiento, al tiempo que los equipos que normalmente consumen grandes cantidades de energía serán sustituidos por otros que requieran menos recursos, lo que supondrá también una reducción sustancial en los gastos de las empresas.

Prácticas responsables

El monto restante (1 500 000 euros) tendrá como fin la promoción de energías renovables, así como prácticas que permitan el ahorro de estos recursos, no sólo por parte de empresas, sino también de particulares. Mediante esta línea, serán subvencionados proyectos de biogás, biomasa, geotermia, reforma de calderas, fotovoltaica y minihidráulica, reemplazo de maquinaria industrial, combustibles alternativos e instalación de puntos de recarga.

Subvenciones

Ambas líneas de ayuda han rendido sus frutos durante el pasado período (2018-2020). La primera de ellas destinó casi cinco millones de euros a 55 proyectos que movilizaron unos 17 millones por concepto de inversiones. Mediante ella también fueron subvencionados los trabajos con las redes de calor con agua de mina de Hunosa en Mieres y Langreo, la optimización del matadero de Gijón, y el reemplazo de equipos de planta asfáltica.

Puntos de recarga

La segunda fue vital para otros 22 proyectos que se beneficiaron con más de tres millones de euros y reportaron una inversión que superó los 20 millones. A través de ella se sustituyeron equipos en mantequerías, talleres y calderas. Asimismo, se instalaron puntos de recarga rápida en gasolineras y se adoptaron tecnologías relacionadas a la biomasa y biogás.