El informe sobre la evaluación de la calidad del aire en la ciudad de Barcelona, publicado por la ASPB (Agencia de Salud Pública de Barcelona), certifica que la contaminación en la capital catalana causa alrededor del 7 % de las muertes naturales. La organización ISGlobal ha colaborado en la realización del informe y alerta de que el 33 % de los casos de asma infantil y el 11 % de cáncer de pulmón han sido consecuencia de la polución.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que alrededor de 7 millones de personas mueren al año en todo el mundo a causa de la contaminación del aire, y según sociedades médico-científicas, más de 10 000 personas mueren al año en España como consecuencia de la contaminación atmosférica.

  • Muertes debido a la contaminación 7% 7%
  • Cáncer de pulmón debido a la contaminación 11% 11%
  • Asma infantil debido a la contaminación 33% 33%

 

Este 2020, durante los meses de confinamiento, los niveles de contaminación fueron notablemente inferiores a los de 2019. Sin embargo, con la reactivación de la movilidad, los niveles que se han registrado recientemente son muy similares a los del año pasado

 

Estudios sobre la Polución

El documento hace referencia a la polución del aire como el principal riesgo ambiental para la salud, y la exposición crónica al aire contaminado a largo plazo se traduce en enfermedades cardiovasculares, cáncer de pulmón y respiratorias, e influye de forma perjudicial en el desarrollo  neuronal y respiratorio de los niños.

El informe recuerda que si Barcelona cumpliese las recomendaciones de calidad del aire de la OMS, se evitaría este impacto en la salud. El 35 % de la población en tierras catalanas se encuentra expuesta a niveles de NO2 por encima del límite legal, y respecto a las partículas PM2,5, el 100 % de la ciudadanía está expuesta a niveles por encima de los recomendados.

El director del programa de investigación en Infancia y Medio Ambiente de ISGlobal, Jordi Sunyer, señala que «Barcelona es la ciudad con mayor densidad de tráfico de Europa, esto tiene que reducirse», por eso hace hincapié en la importancia de intervenir en la movilidad y en el urbanismo, tal y como lo han hecho otras ciudades europeas como París, que ha optado por aumentar las zonas verdes de la ciudad y la reducción del número de coches. 

Causas y consecuencias

Elisenda Realp, directora de Salud Ambiental de la ASPB, señala que no todo es consecuencia del tráfico y que los focos de partículas PM2,5 deben ser estudiados. «Sabemos que tenemos focos emisores alrededor de la ciudad. Tenemos el puerto, tenemos industrias… los tenemos identificados y diagnosticados. Es uno de los retos que tenemos, seguir trabajando con estas causas vinculadas a las partículas».

La ciudad de Barcelona supera el límite establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 10 microgramos/m3 de concentración anual para partículas en suspensión en el aire (PM), según el análisis realizado por Fundación Aquae. Estos datos extraídos de una investigación internacional realizada por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y la Universidad de Fudan (China), confirman la relación entre contaminación urbana y el riesgo de mortalidad. 

La lista de ciudades españolas que les siguen en orden descendente con el aire más contaminado son, Valencia, Sevilla, Albacete, Toledo, Valladolid, Bilbao, Huesca, Madrid, Oviedo, Palma de Mallorca y San Sebastián. Por el contrario, las ciudades con el aire más limpio son Vitoria, Burgos, León, Salamanca, Cáceres, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria.

La contaminación atmosférica no solo afecta a la sostenibilidad de nuestro planeta, sino también a la salud pública, causando unas 30 000 muertes al año en España.

El uso del transporte público, compartir coches privados entre varias personas, comprar coches de bajo consumo energético, reciclar la basura y cuidar las zonas verdes, son algunas de las medidas que deben tomarse con carácter de urgencia para minimizar la contaminación.