Actualmente se está discutiendo el anteproyecto de la nueva Ley de Bienestar Animal en España, se espera que esta ley resguarde a los animales silvestres y las mascotas como sucede habitualmente, pero no sé pretende que esa sea la totalidad de su alcance, pues se plantea la posibilidad de que la ley también ampare a animales en distintos ámbitos. Por ejemplo, recientemente la cátedra de Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos ha solicitado al gobierno que en la ley se incluyan normas que aseguren el bienestar de los animales utilizados en IAA (Intervenciones Asistidas por Animales) durante la realización de sus deberes.

Las IAA son utilizadas como parte de distintos programas de terapia e incluyen facetas como el empleo de animales entrenados para asistir a personas en sus labores diarias, la utilización de animales como apoyo emocional para víctimas de trauma y actividades fisicas asistidas por animales. Estas actividades usualmente se clasifican de acuerdo al animal empleado, el tipo de ayuda que este brinda, siendo las más empleadas las terapias de actividad física y emocional empleando perros y caballos. 

Esta forma de terapia ha ganado prominencia durante las últimas décadas en las que se ha comprobado que genera grandes beneficios a nivel psicológico y fisiológico para aquellos que participan de ella; la asistencia de animales en condiciones de difícil tratamiento como desorden de déficit de atención e hiperactividad, síndrome de estrés postraumático, desorden de espectro autista y demencia demuestran el gran potencial de los animales en el campo terapéutico. Esta situación lleva a que cada vez se empleen más animales en actividades de terapia haciendo notar la necesidad de un mayor control legislativo que garantice su bienestar.

Propuestas de bienestar

La cátedra ha propuesto varias medidas a tener en consideración para que la nueva ley asegure el bienestar de los animales usados en actividades de terapia en territorio español. En primer lugar se plantea la necesidad de respetar en todo momento la condición del animal como miembro de su especie a la hora de realizar las actividades de terapia. También se remarca la necesidad de llevar un registro de las entidades donde se realiza IAA y un censo de los animales de terapia a nivel nacional.

De igual manera proponen que la ley respete el derecho fundamental de los animales silvestres a vivir libres en su entorno natural, eximiéndolos del empleo en las actividades de terapia. También enfatiza la necesidad de mantener una interacción agradable entre los animales y los beneficiarios retirando a los animales ante signos de estrés o molestia.

También se propone fomentar el bienestar de los animales de terapia durante todo su tiempo de actividad, eliminando las técnicas adiestramiento o terapia que causen dolor o malestar al animal, dándole acceso a descansos entre sesiones y días libres además de a una dieta y un transporte adecuado a sus características y necesidades.

También se deja clara la necesidad de un plan de retiro y jubilación para los animales que se ajuste a su expectativa de vida, tiempo de servicio y las cualidades de su especie. Además de esto también se debe velar en todo momento por la salud física y mental de los animales de terapia y realizar controles periódicos que verifiquen que están en un estado de salud óptimo para participar de la terapia. Y por último la ley debe contener también las sanciones pertinentes en caso de crueldad o maltrato que incluyan la suspensión de la licencia para practicar IAA.

Por el bienestar y la salud

Es fácil olvidar la importancia que los animales tienen en nuestra vida, son nuestros compañeros, amigos y, como evidencia el crecimiento de las IAA, pueden ayudarnos también a sanar y superar nuestros problemas de salud mediante la terapia.

Por eso debemos tratarlos con el respeto y cariño apropiados, y eso incluye exigir una ley de bienestar animal tan robusta como sea posible que nos permita trabajar y vivir juntos evitando los abusos y los excesos.