La inversión supera el millón de euros y esperan culminar el proyecto para el año 2022. Contará con el apoyo de la Universidad de La Laguna y el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias.

 

El Gobierno de Canarias, mediante su Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial ha puesto en marcha un proyecto experimental de recuperación en las cumbres de Famara (isla de Lanzarote). La primera fase consistirá en la toma de muestras del suelo para su posterior análisis.

La iniciativa cuenta con una inversión de 1 159 149 euros, y la ejecución estará a cargo de Gesplan (Gestión y Planeamiento territorial y Medioambiental, empresa de carácter público adscrita al Gobierno regional), como parte del Programa Operativo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder). Se espera que el proyecto culmine en 2022.

Etapas

La primera etapa consistió en la recolección de muestras de suelo y raíces para determinar qué tan afectada ha resultado la superficie de acuerdo con los parámetros de salud de los suelos. Para esta fase contarán con el apoyo en materia biológica y fisicoquímica del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA) y la Universidad de La Laguna (ULL). Se espera que la toma de muestras pueda realizarse al menos dos veces al año en condiciones de humedad favorables y adversas. Asimismo, las instalaciones y parcelas serán debidamente acondicionadas para la construcción de dos huertos, uno principal y uno secundario, para iniciar a producir semillas de especies autóctonas.

De acuerdo con el consejero en materia medioambiental José Antonio Valbuena, la finalidad es obtener la cantidad necesaria de especies para el proceso de revegetación de la parcela experimental. De igual modo, buscan crear otras instalaciones que permitan a los agricultores garantizar la producción de semillas requerida a lo largo de todo el proyecto, independientemente de las condiciones climáticas. Otros objetivos son la potenciación y enriquecimiento de la microbiota del suelo para asegurar el éxito del proyecto y desarrollar el estudio de los suelos y sus métodos de prevención frente a la erosión.

Por su parte, el consejero delegado de Gesplan, Agoney Piñero, sostiene que desde la empresa buscan conformar un equipo técnico y uno multidisciplinario. Para ello, esperan contar también con el apoyo del Cabildo de Lanzarote, al tiempo que crean oportunidades de empleo. Añadió que en los próximos días se estarán disponiendo instalaciones que maximicen la recolección de agua, así como un vallado para evitar el paso de animales herbívoros.