La Junta de Castilla y León ha dado a conocer que los niveles de contaminación en el aire aceptables para la salud se han mantenido a raya, una posible consecuencia del confinamiento que marcó el año pasado desde el mes de marzo.

 

En este sentido, los valores de dióxido de nitrógeno, comúnmente generado por vehículos y fábricas, no han superado el límite por hora a lo largo de todo el año. De acuerdo con los datos arrojados por la Red de control de la calidad del aire en Castilla y León, 29 estaciones distribuidas a nivel regional reportaron que la cantidad de gas estuvo en un 25 % por debajo del límite, mientras que otras 18 registraron índices inferiores al 50 % de lo permitido. Todas con cifras inferiores respecto a 2019.

Asimismo, la Comunidad ha estado dentro de los parámetros considerados aceptables por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Otras sustancias como el monóxido de carbono, dióxido de azufre, y benceno han presentado un volumen muy bajo, en tanto que las partículas de suspensión tampoco alcanzaron cifras alarmantes, incluso sin descontar las intrusiones a causa del polvo proveniente de África.

Records anuales

Solo en algunas estaciones fueron rebasados ligeramente los límites permitidos, como en los casos de Medina del campo (16 veces), La Robla (10) y Venta de Baños (8) sin superar el límite de 35 por día. Los valores anuales únicamente sufrieron algunas superaciones en las estaciones de Medina del Campo y Valladolid, mientras que el resto estuvo por debajo de lo establecido por la OMS. El ozono O3, considerado como un contaminante secundario al derivarse de emisiones primarias, sí ha presentado valores altos, aunque inferiores a los registrados en años anteriores, por lo que tampoco fue la activación de protocolos de alerta a través del 112.

Sin embargo, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente se encuentra desarrollando un Plan de Mejora de la Calidad del Aire Regional basado a su vez en la Estrategia de Mejora de la Calidad del Aire Regional que entrará en vigencia en el transcurso del año y que contemplará una serie de acciones para la disminución de la contaminación causada por el ozono, además de campañas de concienciación dirigidas hacia la ciudadanía para su autoprotección.