Proyecto de energía Zero carbon

Chile hacia la descarbonización, según explicó el Ministro de Energía, «para el 2025 habremos retirado el 50 % de las centrales a carbón», siendo uno de los ejes estratégicos para combatir el cambio climático y lograr la Carbono Neutralidad.

Al eliminar las centrales de carbón. mejorará la calidad de vida de las comunidades y así se podrá reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera. Por esta razón, se está llevando a cabo el Plan de Retiro del Carbón que está liderado por el miministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet.

Al lograr la aplicación de este plan se seguirá consolidando la era de las energías limpias y dejando atrás la era del carbón, teniendo efectos positivos a nivel local, regional, nacional y mundial.

Jucan Carlos Jobet expresó que «esta transición hacia una matriz energética más limpia es muestra de nuestro compromiso con reducir la contaminación local y las emisiones que generan el calentamiento global. Al avanzar en el cierre, no podemos olvidar que en estas zonas muchas personas están vinculadas laboralmente a estas centrales, por lo que estamos velando por que tengan una transición que les ofrezca nuevas oportunidades».

Igualmente se están buscando los mejores espacios para que haya una cohesión con las empresas y exista por parte de ellas un esfuerzo adicional con la finalidad de acelerar más aún el ambicioso Plan de Retiro del Carbón, garantizando la seguridad de los suministros para todos.

Una de las metas es lograr que Chile pase de ser un importador de combustibles fósiles a un exportador de energía limpia, debido al gran potencial de recursos naturales que posee.

En este sentido, el ministro señaló que en el territorio «tenemos el potencial renovable para instalar 70 veces más capacidad que la instalada hoy y contribuir así a una recuperación sustentable y a descarbonizar el planeta».

Es por esta razón que se está complementando el retiro del carbón para que sea reemplazado por energías limpias, como por ejemplo el desarrollo de la industria del hidrógeno verde, el cual tendrá como punto positivo, entre otros, la exportación de energía limpia al mundo.

Por su parte, la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, resaltó que el «cambio climático no está en cuarentena y combatirlo es un imperativo ético que debe ser parte de la reactivación post covid. Este anuncio va en esa línea porque acelera la descarbonización con una fuerte inversión en energías limpias, lo que apoya nuestra meta de ser carbono neutrales y resilientes al clima. Esto se enmarca dentro de la lucha contra el cambio climático como política de Estado, que trasciende los gobiernos de turno, y que debe ser la base de un desarrollo limpio, inclusivo y sustentable».

Según Catherine MacGregor, quien es CEO de Engie, expresó que se encuentra contemplado la salida total de carbón y esta corresponde cerca de 1 500 MW, para el 2025 y el impulso de las energías renovables y de nuevas tecnologías de energía, como el hidrógeno verde.

Conforme a las cifras suministradas por la compañía, se necesitarán una inversión superior a «1 500 millones de euros al año 2025, significa una reducción de 80 % de las emisiones de CO2 para 2026», lo cual implica una reducción del orden de 5 millones de toneladas de CO2 al año con respecto a las emisiones actuales, lo que equivale a que 1.6 millones de autos dejen de circular en todo el territorio chileno.

Asimismo, debe existir un compromiso de la empresa con el desarrollo del hidrógeno verde, siendo actualmente las mejores condiciones en que se encuentra el país además de los avances de la Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde que lidera el Ministerio de Energía.