Si padecéis de fibromialgia seguramente hay días malos por los dolores que se producen en vuestro cuerpo. Lo importante es informarse, buscar ayuda y no dejar que las dolencias os controlen. No os desaniméis, comienza cambiando la forma en que os alimentais. Esto influye de manera importante en la prevención y tratamiento de ésta y otras enfermedades.  

Debéis prestar atención a los alimentos que decidáis incluir en vuestra dieta. Seleccionar los alimentos biológicos encontrados en la tierra y obtenidos de la agricultura, apicultura y ganadería consciente, siempre será la mejor opción. Vuestro organismo podrá obtener nutrientes de calidad y también tendréis la satisfacción que estaréis cuidando del medio ambiente.   

¿Qué es fibromialgia?

La fibromialgia es una forma de reumatismo no articular. Se caracteriza por los llamados «puntos dolorosos» crónicos localizados alrededor de la columna vertebral, cuello, caderas y codos. Estos dolores musculares o mialgias producen cierta incapacidad. No es degenerativa ni mortal, y tampoco se ha evidenciado artritis, miastenia ni trastornos neurológicos.

Una alimentación equilibrada con predominio de alimentos biológicos aportará la energía, vitaminas y minerales para mejorar la calidad de vida de las personas con fibromialgia, además de evitar complicaciones propias de este trastorno.  

Os recomendamos una dieta rica en potasio, zinc, silicio, selenio, baja en grasa y proteína de origen animal. Suficiencia en calcio, magnesio y alimentos con vitamina A, C y E.  

Alimentos

Alimentos recomendados

  • Productos lácteos descremados, leche de soja.
  • Pollo, pescados azules (sardinas, caballa).
  • Germen de trigo, alfalfa, semillas de lino molidas, cereales integrales.
  • Verduras y hortalizas como lechuga, cebolla, apio, calabaza, zanahoria, chayote y berenjena.
  • Frutas, manzana, pera, plátano, piña, persimón, melón, mango, durazno, naranja, toronja y limón.
  • Almendras, avellanas, cacahuetes.

Alimentos no recomendados

  • Quesos con alto contenido de grasa como el queso amarillo, la nata, crema de leche, leche completa.
  • Carnes rojas, vísceras, embutidos y mariscos.
  • Verduras y hortalizas como espinacas, acelga, remolacha, tomate, papa, 
  • Evitar harinas refinadas, aditivos y edulcorantes, conservas, etc.

Consejos para una alimentación saludable

Vegetales para la salud
  • Antes que todo, debéis acudir a un nutricionista que calcule vuestros requerimientos de proteínas, grasas y carbohidratos. Esto os dará el total de energía que debéis consumir  en función a los síntomas que estéis manifestando. 
  • Evite las tapas o picoteos  entre comidas, esto podría perjudicar el proceso de digestión.
  • No abusar de alimentos como coliflor, brócoli, pepino, coles de bruselas, melón, patilla, chocolates y frutos secos. Estos aunque son alimentos ecológicos, y saludables no son recomendados en personas con fibromialgia. Podéis usarlos pero moderando su consumo.
  • Os recomendamos preparar  los  alimentos al horno, a la plancha, al vapor, o sancochados.
  • No consumir alimentos procesados cuyo primer ingrediente sea azúcar refinada, caramelos, pasteles, leche condensada.
  • Beba abundante líquido (agua e infusiones naturales).
  • Utilizar aceite de oliva, siempre en forma cruda como aderezo (no utilizar para freír).

Si padecéis de esta enfermedad u otra condición que esté afectando su salud, lo primero que debéis hacer es acudir a vuestro médico, no automedicarse. Es necesario  enfocarse en cambiar la alimentación. Os prometemos que esta será la mejor herramienta con la que podréis contar para sanar y recuperarse de cualquier dolencia. Tened como objetivo consumir alimentos con una correcta y efectiva densidad nutricional, vuestro cuerpo y el medio ambiente te lo agradecerán.