Se entiende por residuos hospitalarios aquellos residuos que se generan en todos los establecimientos de atención de salud, los cuales se caracterizan por ser heterogéneos, donde muchos de ellos revisten una alta peligrosidad para su tratamiento y manipulación, por contener sustancias que comprometen la salud de las personas y el medio ambiente. 

 

Manipulación de residuos 

Este tratamiento de recolección de residuos conlleva un conjunto de procedimientos, procesos y actividades que se desarrollan por personas naturales o jurídicas, que prestan el servicio de salud tanto a humanos como a los animales. Conlleva procesos de cuidados rigurosos en su manipulación, por cuanto puede acarrear enfermedades por contacto con este tipo de desechos generados en los servicios de salud.

 Tipos de residuos hospitalarios

La manipulación de este tipo de desechos es de vital importancia, ya que el manejo indebido de los residuos patológicos y/o peligrosos acarrea problemas de salud pública, por lo que es indispensable establecer las estrategias adecuadas de un sistema apropiado para el tratamiento y manipulación de estos residuos contaminantes e incluso contagiosos en algunos casos específicos. 

Dentro de estos tipos de desechos se encuentran los siguientes: Jeringas, reactivos, pilas, medicamentos, papeles, bolsas desechables, bolsas de transfusiones, apósitos, termómetros, alimentos y demás. 

En el caso de residuos infecciosos de alto riesgo, se tienen los siguientes: Infecciosos, patológicos, cortopunzantes, farmacéuticos, genotóxicos, químicos, metales pesados, contenedores presurizados, radiactivos, entre otros. Todos estos elementos son contaminantes tanto para las personas como el medio ambiente. 

¿Quiénes están en riesgo?

Dentro de esta actividad de interés público, es de importancia considerar el alcance de estos desechos en relación con las posibilidades de contagio y contaminación del medio ambiente. 

Los residuos hospitalarios, al no ser manejados de forma correcta y eficientemente, se convierten en un riesgo potencial de algunas enfermedades transmisibles como, por ejemplo: hepatitis, VIH, sífilis, malaria, paludismo, enfermedades entéricas, tuberculosis, entre otras de igual importancia.

Recolección de residuos sólidos sanitarios

Todas las plantas de los hospitales, así como los lugares que producen residuos, deben tener un local dedicado exclusivamente a su almacenamiento, el cual debe reunir las condiciones adecuadas de acceso, espacio, ventilación y limpieza, con una evacuación de al menos una vez por día. 

La Organización Mundial de la Salud

La OMS posee una base de datos a fin de informar sobre las prácticas seguras en el manejo de los residuos hospitalarios donde incluye guías para el establecimiento de un plan de acción nacional para el manejo de estos residuos, así como una nota de residuos sobre campañas de inmunización. 

Los cuidados en el manejo de los desechos hospitalarios son de vital importancia, tanto para los médicos, trabajadores hospitalarios, enfermeras, pacientes, entre otros, así como para la sociedad, ya que el uso inadecuado de su manipulación puede generar enfermedades, tanto para las personas como al medio ambiente que nos rodea.