El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa progresiva, e irreversible sin embargo la alimentación desempeña un papel tanto preventivo como curativo. Una dieta ecológica, no va a revertir el daño neuronal, pero si va a reducir la progresión del deterioro y aliviar los síntomas, mejorando la calidad de vida de la persona que tenga esta patología.

Llevar una alimentación biológica resulta ser una de las claves para prevenir no sólo el deterioro cognitivo y neuromuscular, sino también enfermedades cardiovasculares. Si os interesa conocer cómo tratar el Parkinson a partir de la alimentación ecológica, os recomiendo seguir leyendo este artículo.

 

¿Cuáles son los síntomas del Parkinson?

 

El párkinson es una enfermedad que afecta principalmente a los adultos mayores, entre sus síntomas incluyen temblor, rigidez, inestabilidad en la postura, problemas para masticar y/o tragar, estados de constante cansancio, depresión y deterioro cognitivo.

 

También se  manifiestan síntomas digestivos como alteración de la movilidad del intestino, y por ende estreñimiento, Todo esto conlleva, a que las personas que padecen párkinson presentan un elevado riesgo de malnutrición, a medida que avanza la enfermedad, el tratamiento nutricional, tratará de aliviar y prevenir la evolución de los síntomas.

 

¿Cuáles son los nutrientes recomendados a consumir para disminuir la progresión de la enfermedad de párkinson?

 

Vitamina A: La vitamina A está presente en la yema de huevo, zanahorias, boniatos, melocotones y otras frutas y verduras. 

 

Vitamina B: Los complejos de vitamina B se encuentran en la carne, el pescado y los cereales. 

 

Flavonoides: Son el grupo más abundante de poli fenoles en la dieta humana. Presentes en bebidas y alimentos de origen vegetal como los cítricos, las fresas  y el vino tinto. Tienen una elevada capacidad antioxidante que los convierte en potenciales protectores frente a la enfermedad. 

 

Cafeína: la cafeína es un estimulante del sistema nervioso central, que ha demostrado ser neuroprotector, pero a pesar de que el café puede ser neuroprotector este debe ser consumido con moderación  1 a 2 tazas al dia y se debe  tomar 1 hora antes o después de consumir alimentos, puesto por los taninos que contiene no permiten la correcta absorción del calcio. 

 

Ácidos grasos: Los ácidos grasos mono insaturados y poli insaturados han demostrado tener propiedades antiinflamatorias y neuroprotectoras, reduciendo el estrés oxidativo y la apoptosis (muerte) neuronal. 

 

La suplementación con ácidos grasos insaturados puede ser útil para aliviar los síntomas en la enfermedad inducida por neurotoxinas. Estos ácidos grasos, los encontrará en el aceite de oliva, palta, frutos secos, linaza olida, y pescados como el salmón, atún y sardinas.

 

Hay otras peculiaridades de los hábitos dietéticos que debéis tener en cuenta como son la ingesta total de calorías y la manera de cocinar los alimentos. Una ingesta calórica  acorde a los requerimientos del paciente, podría proteger frente a la progresión del párkinson. 

El proceso de preparación de los alimentos por sí mismo podría resultar en la formación de neurotoxinas, como es el caso de las aminas  aisladas en la carne frita o asada a la parrilla.

 

Tips

 

  • Mantener una dieta en la cual el consumo de proteínas de origen animal sea ecológico, es decir pollo de granjas ecológicas, carne de pastoreo, huevos ecológicos etc. 

 

Reducir su ración  en el desayuno y en el  almuerzo, aumentando la ración en la cena con el fin de disminuir las fluctuaciones del medicamento (levodopa) recetado.

 

  • Incrementar el consumo de fibra, y a su vez consumir suficiente agua

  • Cuando el tratamiento farmacológico sólo se use levodopa, deben consumirse alimentos ricos en vitamina B6: legumbres, maíz, atún fresco cocido, patatas horneadas con piel, plátano, arroz blanco, quinoa, nueces. 

 

La dieta ecológica y sustentable puede ser el mejor medicamento que los pacientes pueden tomar , un medio ambiente sano reducirá el estrés oxidativo y la ansiedad de vuestras neuronas previniendo así su deterioro, por tal motivo consumir alimentos libres de aditivos y químicos tratarán de forma efectiva el Parkinson y cualquier otra enfermedad.

 

Lo más importante es que la dieta se adapte a los síntomas y necesidades de energía y nutrientes, esto lo podréis lograr con la ayuda de un profesional, acuda a un nutricionista, la prevención y el tratamiento oportuno son la clave para mejorar, la calidad de vida del paciente con párkinson o síntomas de cualquier enfermedad.