Aunque en tiempos recientes se han llevado a cabo distintos debates para lograr una protección adecuada de los océanos y superficies del área, los polos son considerados por organizaciones ambientalistas mundiales, tales como Greenpeace; como “un espacio en estado crítico debido a la degradación y a la explotación de recursos”.

Según informa la Agencia Medioambiental WWF en su publicación titulada “¿Por qué se están derritiendo los glaciares y el hielo marino?la conservación del hielo marino es una de las prioridades de la Agenda Ambiental 2030; que pretende lograr una desaceleración del derretimiento en los glaciares de Groenlandia, Siberia y la Antártida”. Esta plataforma ambiental también advierte que “si no se logra detener el avance de este acontecimiento, la cubierta que limita el acceso de los océanos a la tierra se vería disminuida”; el nivel del mar aumentaría y las personas y animales que coexisten en el área perderían sus espacios y formas de vida.

 

Por otra parte, el estudio XL Catlin Artic, realizado en el 2009 por la empresa aseguradora XL Catlin también concluyó en que “las capas heladas de Groenlandia estarían destruidas al final de siglo”; y es que el hielo grueso que tenía congelado en la zona cientos de años desaparece cada día ante la mirada preocupada de los científicos.

Además, el daño irreparable que se les está produciendo a los animales polares empieza a amenazar sus vidas. En una investigación para la Universidad de Washington en 2015, la especialista Kristin Laidre encontró que “el hielo polar se retira cada vez más rápido”; dejando sin posibilidad de alimentarse al Ursus Maritimus, que depende de las placas de hielo para cazar. 

La esperanza es la consciencia para salvar los polos

polos
Oso Polar en Groenlandia

Desde Gedésica, consideramos que revertir datos tan importantes depende de la toma de decisiones personales, políticas y sociales que garanticen el respeto por el ambiente; y es que en estos momentos la emisión de grandes cantidades de gases tóxicos siguen contribuyendo a que las altas temperaturas continúen en aumento.

Las acciones que se tomen ahora podrían evitar la extinción de algunos mamíferos terrestres que son clave para el ecosistema de la zona. También sería posible conservar el equilibrio terrestre como se conoce hasta ahora para seguir disfrutando de sus beneficios de forma amable con el medio ambiente.