Ante el inicio de la temporada de pesca, fijado para el 1 de diciembre, Ecologistas en Acción y otras 17 agrupaciones han presentado alegaciones ante la orden que establece medidas sobre la captura accidental de cetáceos. A su juicio, consideran que es necesario adoptar acciones más efectivas, acompañadas de un plan para la industria pesquera.

 

Advierten que varios centenares de delfines podrían morir en las aguas españolas y francesas durante la temporada que se extenderá hasta marzo. Pese a que reconocen que la orden es un primer paso para evitar las muertes de delfines, sostienen que las medidas, además de insuficientes, continúan aún en trámite. De igual modo, estiman que estas deben extenderse a todas las especies protegidas. Por ello, han manifestado su intención de elevar la petición ante la Comisión Europea.

En el documento exigen que la orden establezca como objetivo la protección de los cetáceos. También indican que debe contemplarse la posibilidad de dictar cierres temporales a las pesquerías en situaciones de urgencia. La referencia al dictamen del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES, por sus siglas en inglés) sobre la pesca incidental como principal amenaza al delfín común en el golfo de Bizkaia, es otra de las peticiones.

Por su parte, el grupo de presión voluntario Blue Planet Society ha iniciado con la recolección de firmas a través de su sitio web. A día de hoy, más de 300 000 personas han manifestado su apoyo. Desde la organización afirman que más de 10 000 delfines comunes mueren en el golfo de Bizkaia tras su captura en redes de pesca. Señalan también a los gobiernos de ambos países por no cumplir con sus obligaciones legales y no acatar consejos científicos.

Llamados de atención de la Comisión Europea

De forma continua, se han denunciado las irregularidades en la localidad que cada año tienen como resultado el varamiento de delfines en las costas francesas con daños producidos por redes de pesca. La CE, a través del ICES ha confirmado la necesidad de tomar medidas urgentes. Un informe publicado en junio, apoya varias de las solicitudes realizadas por las organizaciones ecologistas.

Entre ellas, recomienda el cierre de las pesquerías durante las temporadas altas, sobre todo en invierno, cuando hay más casos de pesca incidental. Proponen el uso de pingers acústicos para alejar a los mamíferos marinos y evitar su captura. También sugieren restricciones a la actividad pesquera durante cinco años y disminución del esfuerzo de pesca para reducir las capturas accidentales.