En esta ocasión se hará referencia a tres elementos que por separados tienen cierto significado y juntos deben ser contextualizados, estos son: Tecnología,  Ética e Innovación Responsable.

Tecnología 

La primera va referida a instrumentos o recursos técnicos empleados en alguna tarea.

Ética

La segunda referida a costumbres o normas que rigen el comportamiento humano.

Innovación responsable

La tercera está relacionada con el aporte positivo que implica una serie de actividades de aporte social, económico o ambiental. 

El abrumante avance tecnológico que ha experimentado el mundo entero, a veces, no permite a los individuos y empresas asimilar o adquirir ciertas competencias que son realmente importantes para que el desarrollo de la tecnología se pueda llevar a cabo con ética y responsabilidad.

En el andar diario todos tenemos responsabilidades y obligaciones a nivel social, laboral, ambiental, familiar, etc., y el dinamismo de los problemas que debemos enfrentar genera que estos se solventen a través de métodos “fáciles (no necesariamente éticos) o accesibles (que no benefician al colectivo sino que traen un beneficio personal) y no de manera responsable manteniendo un discurso ético enmarcado en la virtud y la moral.

Es así como a través de la búsqueda de una rápida respuesta o solución, se generan daños colaterales que están muy alejados de la ética y la responsabilidad. 

La ética y la innovación responsable permiten el desarrollo de la tecnología siempre y cuando sean bien aplicadas y orientadas al beneficio de una comunidad en general y no de particulares.

Es decir, una empresa que quiere ser líder en el mercado posee una visión general del mismo e implementa el desarrollo tecnológico para desarrollar productos y servicios mediante la implementación de estrategias de innovación responsable, buscando el bien común.  

La innovación, generalmente está relacionada con la tecnología, el sector empresarial y el productivo pero muy pocos le dan un valor moral, es allí donde se incorpora el concepto de innovación responsable para vincular esas actividades novedosas a asignaciones con valoración moral positivas y éticamente aceptadas. 

Es así como internet puede ser útil para la búsqueda oportuna y acertada de información como para la infobesidad y la superficialidad.

El desarrollo de la tecnología con ética e innovación responsable implica contribuir en la generación de contenidos y herramientas que posean valor positivo para la sociedad y los individuos que conviven en ella. Deben aportar a la cura de enfermedades, optimizar procesos y se debe evitar acciones negativas como invasión a la privacidad  y/o plagio de contenidos.

Con el paso de los años queda claro que es necesaria la innovación responsable basada en la ética, el diálogo interpersonal y formas de comunicación participativa a través del uso de las tecnologías

Sin embargo, esta labor no es fácil dado que estamos en momentos complejos que requieren atención en diversidad de áreas tanto personales como  laborales, nos encontramos ante profundos cambios sociales y experimentando una revolución digital que debe estar centrada en la preservación de la ética y responsabilidad que respete la dignidad de las personas.  

La ética y la innovación responsable en conjunto con el desarrollo de tecnologías pueden aportar al desarrollo de empresas, negocios, instituciones educativas e incluso pueden provocar un cambio en los antiguos modelos de negocios siendo el punto de partida para una nueva perspectiva de crecimiento económico y social

Haciendo referencia al mencionado cambio se debe iniciar por construir sistemas y redes de apoyo para aquellos que poseen ideas novedosas y talentos pero no poseen los recursos necesarios para la generación de contenidos o tecnologías. Este cambio debe estar alineado con la prosecución de objetivos que sean de beneficio para la persona y su entorno, que se generen proyectos de sostenibilidad para la generación de fuentes de empleo y el abordaje de retos que permitan salvaguardar el medio ambiente, entre otros. 

En síntesis, el desarrollo de la tecnología con ética y responsabilidad social permite la introducción de principios morales y valores en el diseño de procesos de innovación integrales que abarquen: la privacidad, la seguridad, desarrollo sostenible, y todos aquellos elementos que generen un impacto positivo en la sociedad.