Entre los procedimientos de infracción emitidos por la Comisión Europea hacia España, se incluye a la utilización de dispositivos acústicos como medida de protección ambiental, y así evitar la captura de delfines y marsopas por la actividad pesquera.
Hace más de un año varias organizaciones ambientalistas como ecologistas en Acción, Fundación ENT, Greenpeace, Oceana, Seo/BirdLife y WWF España denunciaron a quince países de la Unión Europea, entre ellos España, por no estar tomando medidas para proteger a delfines y marsopas de la pesca.
Se destaca que solo en el Golfo de Vizcaya murieron en el invierno de 2018-2019 unos 11.300 delfines comunes”; muertes ocasionadas por los barcos pesqueros, que causan los accidentes sin siquiera notarlo.

Por su parte, en el Mar Báltico, la vaquita marina o marsopa es la especie que se ve más afectada por el desarrollo de esta actividad económica, y se vuelve aún más alarmante, pues este cetáceo se encuentra en peligro crítico por la ingesta de plásticos.

El comisario Virginijus Sinkevicius, responsable del Área de Medio Ambiente, Océanos y Pesca de la Comisión Europea anunció “medidas de emergencia y/o coercitivas” en el Consejo de Ministros de Pesca para mitigar la problemática, otorgándole solo tres meses a las autoridades para tomar las medidas pertinentes.

El Gobierno español ya está trabajando sobre la toma de decisiones sobre esta situación,  están ejecutando “una estrategia de lucha contra la pesca accidental” de especies protegidas como el delfín mular.

Por su parte, los Ministerios de Pesca y de Transición Ecológica están encargados de gestionar las medidas pertinentes, y así asegurar la correcta coordinación y aplicación de las mismas
  • Una de estas medidas para mitigar la captura accidental de cetáceos es la de instalar dispositivos acústicos, que de alguna forma ahuyenta a estos animales de una muerte segura.
  • Las pesquerías, actualmente, están evaluando opciones para minimizar su impacto en la captura incidental en los mamíferos marinos, tratando de mantener los niveles de esta situación en los límites sostenibles y garantizando que las poblaciones afectadas se mantengan saludables.
 

Dispositivos Pingers más utilizados en las pesquerías

El dispositivo acústico más usado es el Pingers, que es un método popular entre los pescadores. Lo instalan a través de una adecuación de sus redes, ayudando a que los animales se alejen de las redes mientras se pesca.

Los pingers “son un tipo de disuasivo acústico que se puede instalar en redes de enmalle o redes de arrastre para repeler a los mamíferos marinos”. Este dispositivo funciona “emitiendo un ruido sónico aleatorio o ping, que pueden escuchar los delfines y las marsopas para ayudarlos a mantenerse alejados”.

Este tipo de artefacto acústico, se ha utilizado desde 1996 en algunas pesquerías, logrando prevenir la captura de mamíferos, sin embargo, existen estudios donde se observan efectos por la habituación a los dispositivos, lo que supone que los animales comienzan a ignorar el sonido.

En marzo de 2020 se publicó una investigación en Frontiers in Marine Science, que está dirigida por la Universidad de Exeter del Reino Unido y Cornwall Wildlife Trust. Esto arrojó como resultado que las marsopas se habitúan a un producto específico.
Los Pinger Fishtek Marine Banana “se colocaron en el agua junto con dos dispositivos de escucha, uno cerca del pinger y otro a 100 metros de distancia para registrar la actividad de la marsopa”. Evidenciando que “los clics de las marsopas pueden ser más de 100 veces más fuertes que el pinger”.
La Dra. Lucy Omeyer de la Universidad de Exeter, concluyó que “con base en nuestros hallazgos, parece probable que los pescadores reduzcan la captura incidental de marsopas en las pesquerías con redes de enmalle sin consecuencias negativas”.