La interacción del ser humano con la naturaleza ha sido mostrada desde los albores de la prehistoria a través de las primeras manifestaciones artísticas.

 

Allí están presentes las pinturas de la cueva Altamira. 

Desde entonces han transcurrido muchos siglos y culturas hasta llegar a la actualidad, en la que el desarrollo técnico e industrial y la expansión de la sociedad de consumo, entre otros factores, han provocado cambios notables en el planeta que ponen en peligro al medio ambiente y con ello la propia existencia de la humanidad.

Los artistas no han sido indiferentes a estos problemas y desde finales de la década del 60 del pasado siglo, comenzaron a expresarlo en sus obras, pero es en la actualidad cuando se puede hablar de movimientos de vanguardia que buscan expresar la problemática medioambiental y con ello sensibilizar a la sociedad. 

La naturaleza siempre ha sido fuente de inspiración para los grandes artistas, desde el período barroco donde artistas holandeses crearon obras maestras del paisaje que aún reflejan con sensibilidad, el amor por la naturaleza.

En el siglo XVII la corriente paisajística holandesa comenzó a mostrar el esplendor de la naturaleza, teniendo en el pintor Jacob Van Ruisdael uno de sus mejores exponentes.

Ciertamente el arte es un producto cultural que es fiel reflejo del estado en que se encuentra una sociedad determinada. Vivimos en un mundo globalizado con enormes flujos de información que nos pone al día con problemas tales como la contaminación y el deterioro de los ecosistemas naturales, la extinción de especies o el calentamiento global entre otros. Esto ha encontrado eco en las diferentes expresiones artísticas.

Los artistas en la actualidad no se conforman, como los del pasado, con mostrar hermosos paisajes, sino que utilizan sus habilidades técnicas para crear conciencia en los ciudadanos sobre la importancia de la conservación del medio ambiente, o de las consecuencias que trae hacer lo contrario, con lo que podemos hablar de un arte sostenible, de donde surgen varias tendencias.

Es así que existe un movimiento conocido como ‘Land Art (Earth Art o Earthwork), que comenzó a finales de la década del 60 del siglo pasado, que se vale de la interacción con el paisaje empleando materiales naturales (tierra, rocas, grava), modificando la topografía o excavando zanjas y dejando que el efecto de los agentes meteorológicos lo vayan modificando a tal punto de constituirse en un elemento más del paisaje, en algunos casos se tratan de obras efímeras. Los artistas más representativos de esta corriente están Robert Smithson, Christo, Milton Becerra, Alice Adams, Hamish Fulton, Eugenio Bermejo entre otros

“Skyscraper” o la ballena de Brujas es el nombre de la escultura de la ballena que emerge en uno de los canales de esta famosa ciudad belga.

Otra tendencia, nacida en Italia y conocida como arte povera (arte pobre), la cual se caracterizó por el uso de materias primas fáciles de encontrar como rocas, tierra, plantas entre otros. Más recientemente está en el uso de material reciclable, que ha sido extraído de ríos y océanos, cumpliendo no solo con el hecho de denunciar el daño a la fauna, sino a la vez tener una función utilitaria al reducir la contaminación

Las esculturas de ballenas exhibidas en las ciudades europeas de Bruselas, Roma o Brujas, realizadas por la empresa de arquitectura y diseño StudioKCA, bajo la responsabilidad de los artistas Jason Klimoski y Lesley Chang, a partir de 5 toneladas desechos plásticos, recogidas de las playas de Hawái buscó sensibilizar sobre el cambio climático y su efecto en fauna marina a la sociedad occidental.

El arte sostenible ya es una corriente plenamente cimentada desde el siglo pasado y que cada día cobra mayor relevancia. Cada vez se suman más artistas y artesanos a este tipo de sensibilidad estética, donde lo importante está en concienciar a la sociedad y los factores productivos hacia una economía circular, llegandole al individuo común y corriente para hacerlo reflexionar sobre el daño que se le está haciendo al planeta, Al reciclar los materiales de desecho, el artista muestra su compromiso con la protección medio ambiental.