Cientos de miles de productos tecnológicos son devueltos por alguna falla, o simplemente porque su empaque tenía algún pequeño daño. Pero no todos son desechados, muchos están volviendo al mercado con una nueva cara o repotenciados, a un costo mucho menor. 

Los grandes fabricantes tecnológicos se superan cada vez más en los lanzamientos de sus joyas móviles cada año. La mejor cámara, el mejor procesador y la batería más duradera, son algunas de las características en las que invierten más atención y dinero. Pero ¿qué pasa con los artículos tecnológicos que son desechados?

Muchos terminan en vertederos, pero otros están volviendo a la vida gracias a que los fabricantes se han encargado de repararlos -en caso de que fuese necesario- o, al menos, de comprobar que el dispositivo funciona como si fuera nuevo. 

Luego son introducidos nuevamente en el mercado. Estamos hablando de la tecnología reacondicionada, una tendencia que cobra cada vez más fuerza por ser mucho más accesible para el bolsillo de las personas.

Este tipo de productos suelen ser  devoluciones de los usuarios que han comprado un terminal y, por las razones que sean, lo han devuelto a la tienda. El equipo especializado de la tienda lo reacondiciona para volver a venderlo a menor precio.

La mayoría de los productos reacondicionados suelen ser terminales con algún defecto externo o de hardware que han sido reparados o cambiados para volver a ponerlos a la venta. En otros casos, se trata de devoluciones o unidades con la caja abierta durante el transporte.

El ahorro suele ser por un margen realmente considerable.

Sin embargo existe el temor de las garantías de los móviles en este nicho. Son grandes las empresas las que han apostado por esta nueva tendencia, y de hecho han aumentado la garantía de reparación hasta dos años, brindando aún más confianza a los usuarios.

En España se espera que en 2020, la venta de móviles reacondicionados supere los 300.000 equipos, un 30% más que en años anteriores, apuntando así a una comunidad tecnológica más ecológica. 

Este éxito del reacondicionado ha sido impulsado por el incremento de los precios de los nuevos terminales que van saliendo al mercado. Tal y como se recoge en un estudio de la consultora GFK, el precio medio de estos teléfonos ha crecido un 21% en el último año, con modelos que llegan a superar los 1.000 euros y que apenas ofrecen grandes innovaciones.

Cada vez se demandan más dispositivos sostenibles y solo en 2017 se vendieron alrededor de 400 millones de smartphones y dispositivos ecológicos en el mundo, según las estimaciones de Juniper Research.