El canciller Andrés Allamand estuvo presente en el encuentro de ministros de Relaciones Exteriores y Comercio de las 21 economías del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), donde se ratificó el Compromiso de la APEC en cuanto a la sostenibilidad ambiental en Chile.

En esta reunión se destacó como eje principal el trabajo realizado por Chile en materias de «sostenibilidad, inclusión y digitalización», resaltando la necesidad de avanzar con las obligaciones realizadas por APEC en estas materias.

Asimismo, se señaló que «las economías APEC consumen aproximadamente el 60 % de la energía mundial y parte importante de ella es producida con combustibles fósiles».

Con esto en mente, se debe aumentar los esfuerzos para cumplir lo estipulado con la APEC en el 2011.

Además de reducir la intensidad energética en al menos un 45 % para 2035, cabe mencionar que «Chile está en camino de cumplir esta meta», así lo expresó el ministro, resaltando que «nuestro país posee la mejor radiación para la energía solar del mundo y uno de los mayores potenciales eólicos».

Por esto se hace necesario explorar ambas fuentes de energía. Pueden ser utilizadas para producir y exportar hidrógeno verde, tan conocido actualmente como el combustible del futuro, siempre en beneficio de todas las economías miembros del convenio.

Destacando que no solo se está haciendo un esfuerzo para la producción de este tipo de combustible, sino también se pretende aumentar el porcentaje de bosques, así como la protección del océano mediante el impulso de áreas marinas protegidas.

La labor de APEC en Chile

De igual manera, el canciller afirmó que los «esfuerzos deben centrarse en las mujeres y las pequeñas y medianas empresas (pymes), por lo que es importante la suscripción por parte de Canadá, Chile, México y Nueva Zelanda del Arreglo Global de Comercio y Género (GTAGA)».

Es importante destacar la labor que tiene la APEC en cuanto al avance en la mejora del acceso para la financiación y oportunidades internacionales para la creación de pymes. Es de suma importancia el seguir apoyando a la pequeña y mediana empresa para su inclusión en el mercado global.

Culturalmente se sabe que el libre comercio se asocia a beneficios que sólo pueden obtener las grandes empresas, siendo esto una de las críticas más relevantes al libre comercio.

Es imperante que este tipo de paradigmas se rompan, afianzado de esta manera con los beneficios de las pymes para que pueda existir progreso, prosperidad y crecimiento económico.

Con la nueva realidad traída por la pandemia de la covid-19, se hace necesario resaltar la importancia de la digitalización. Si bien esta situación ha traído una gran cantidad de daños y efectos negativos a la población, también se podido sacar provecho de ella, aumentando las oportunidades socioeconómicas permitiendo a economías más pequeñas, como Chile, expandirse hacia nuevas opciones alrededor del mundo.

El canciller Andrés Allamand concluyó que «este acuerdo proporciona más oportunidades para los ciudadanos especialmente para las pymes y fomenta la exportación de productos y servicios a través de la regulación del libre flujo de datos y la no discriminación a los productos digitales, la inteligencia artificial, la privacidad digital, entre otros».