En Gedésica buscamos que las personas entiendan la importancia de movernos hacia una sociedad más sostenible. Como parte de esta misión, quisimos presentar una serie de conceptos que contribuyan a clarificar un poco el panorama al respecto.

En la actualidad, casi a diario, escuchamos hablar de ciertos temas que aunque nos parezcan interesantes, podrían sentirse lejanos o casi desconocidos. Uno de ellos es sin duda la Ecología y dentro de ese mundo verde, todo un entramado de elementos que para la mayoría resultan algo complejos. 

Creemos que es importante detenernos un poco para presentar a nuestros lectores algunos de los conceptos más básicos, propiciando así un mejor entendimiento en la materia. De allí que, debido a su relevancia, iniciemos este recorrido con la definición de la palabra Sostenible que nos ofrece el Diccionario de la Real Academia Española: “adj. Especialmente en ecología y economía, que se puede mantener durante largo tiempo sin agotar los recursos o causar daños graves al medio ambiente”.

Aspectos básicos de la Sostenibilidad

Podríamos decir entonces que la Sostenibilidad se refiere a la interacción equilibrada de los sistemas biológicos, que les permiten mantenerse productivos sin influir de forma negativa en el futuro de los recursos del entorno que les rodea; en otras palabras, “la satisfacción de las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer las suyas, garantizando el equilibrio entre crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y bienestar social”. 

Entendemos, entonces, que la sostenibilidad se fundamenta en tres pilares: los recursos naturales, el aspecto económico y el rol de la sociedad. De allí que se hable de sostenibilidad ambiental, que se refiere a la necesidad de “preservar la biodiversidad sin tener que renunciar al progreso económico y social”; sostenibilidad económica, como la manera de balancear la relación entre uso adecuado de recursos, impacto social y rentabilidad. Y por último, la sostenibilidad social, que enfoca los esfuerzos al bienestar de la sociedad en su conjunto. 

Este concepto fue acuñado por primera vez en 1987 por la encargada de la Comisión Mundial para el Medio Ambiente y Desarrollo de la ONU, Doctora Gro Harlem Brundtland, quien analizó en su informe “Nuestro futuro común” (Our Common Future), la situación mundial para la época y cómo las acciones del ser humano estaban impactando negativamente al ambiente.

Desarrollo Sostenible como meta 

En ese trabajo, mejor conocido como Informe Brundtland, se habla por primera vez de la relación entre el hacer del hombre y la búsqueda de “promover el progreso económico y social respetando los ecosistemas naturales y la calidad del medio ambiente,” como una posibilidad tangible. Además, se plantea una definición de Desarrollo Sostenible bastante ligada a esa idea de cubrir las necesidades actuales, sin olvidar las de próximas generaciones.  

Con miras a materializar tan anhelada meta, las Naciones Unidas presentaron en 2015 la Agenda 2030, proyecto que describe de forma detallada un plan de acción a seguir bajo el nombre de Objetivos de Desarrollo Sostenible, los cuales involucran a todos los actores: gobernantes, empresas privadas y sociedad civil. 

Estos planteamientos, también conocidos como Objetivos Globales, se han convertido en el llamado de atención de la ONU a todos los países del mundo, con la finalidad de trabajar en conjunto para lograr que “todas las personas tengan las mismas oportunidades y puedan llevar una vida mejor sin comprometer nuestro planeta.”

Sostenible y Sustentable: ¿Significan lo mismo?

Aunque a menudo son utilizadas como sinónimos, la verdad es que para muchos entendidos sostenible y sustentable no tienen el mismo significado. Ya hemos definido Sostenible y sabemos que tiene una acepción que hace referencia a la Ecología y la Economía. No obstante, al consultar nuevamente en el Diccionario de la Real Academia Española, sobre la palabra Sustentable encontramos únicamente lo siguiente: “adj. Que se puede sustentar o defender con razones”.

Probablemente la confusión surge a raíz del uso en el citado Informe Brundtland del término “sustainable development” en inglés, explica el académico Manuel Rodríguez Lacherre, perteneciente a la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional de Trujillo en Perú. Ahora bien, otro de los planteamientos indicaría que lo sustentable tendría más enfoque en lo social y ambiental, mientras que el desarrollo sostenible involucraría también el crecimiento económico.

Asimismo, para el Director de la División de Recursos Naturales e Infraestructura de la CEPAL, Axel Dourojeanni, “solo si el desarrollo sustentable se mantiene en el tiempo se alcanza el denominado desarrollo sostenible”. Más claro aún, en el blog de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Gobierno de México señalan que: “El desarrollo sostenible es soportable en lo ecológico, viable en lo económico y equitativo en lo social; lo sustentable, para argumentar o defender.”

Queda claro entonces que el tema no es tan sencillo como parece. Sin embargo, esperamos haber podido clarificar un poco, continuando firmes en el compromiso de invitar a más personas a dejar su huella. Nosotros seguiremos haciendo nuestra parte y en próximos artículos, continuaremos aclarando conceptos clave para comprender a fondo el ámbito de lo sostenible.