No es solo crear ropa y marcas que sean más amigables con el mundo donde vivimos, sino también debemos pensar que las que ya existen disminuyan su impacto en el planeta, en ese punto pudiéramos pensar que la industria textil es más sostenible con el medioambiente.

Es una realidad que muchas marcas de ropa sostenible que ya existen y otras que quieren surgir, deben ser capaces de medir hasta el último detalle del impacto medioambiental y social que se deriva de la fabricación de prendas de vestir. Por esta razón nace BCome, la startup española encargada de realizar estas mediciones.

En términos generales, BCome «es una plataforma digital para la transformación sostenible de la industria textil y de la moda, con la capacidad de permitir que el sector de la moda construya cadenas de suministros responsables, y garantice su transparencia, además de poder trasladar esta información al usuario final de la marca».

Esta empresa desde su fundación en el 2019 ha sido un referente en toda España en el área de «aplicación de metodologías inteligentes de trazabilidad, sostenibilidad y digitalización de datos», y pretende ser una referencia para toda Europa y el mundo.

Alba García y Ana Cañadell, fundadoras de esta startup, explican que «previamente a montar esta plataforma digital, nosotra, éramos consultoras y trabajábamos también para la industria textil».

«En este caso, con proveedores de Asia y acercábamos su producto a grandes corporaciones y marcas como pueden ser Inditex y C&A».

Debido a esta experiencia cuentan que «la industria no necesitaba más productos sostenibles, sino soluciones para mejorar su estrategia de sostenibilidad interna».

En consecuencia estudiaron la idea, y al paso de un año, desarrollaron su software, metodologías y algoritmos para luego establecer la plataforma digital, tal cual como hoy la conocen.

Esta empresa ofrece a sus clientes servicios que se basan principalmente en cuatro pilares que son la trazabilidad, los productos de métricas, las evaluaciones y por último smart labels, también denominado como etiquetado inteligente.

El primer pilar denominado trazabilidad «establece todo el recorrido de cada uno de los productos que forman parte de la cadena de valor desde el kilómetro cero hasta el punto de venta», para luego asignar valor a los datos en cuanto a mediciones ambientales, sociales y de circularidad por cada uno de los productos de la colección. A esto se le conoce como productos métricas.

En cuanto a las evaluaciones, es donde «se valoran el grado de sostenibilidad de cada uno de los productos y ofrecen planes de acción con el objetivo de lograr mejorar los resultados obtenidos».

Por último, el etiquetado inteligente es referido a la capacidad de digitalizar y personalizar todos los datos obtenidos y hacerlo llegar al consumidor final a través de un código QR.

El sector textil es uno de los que más impacto medioambiental y socioeconómico tiene, donde según datos del Banco Mundial «el 20 % de la contaminación del agua es causada por el procesamiento textil».

 Esto es un motivo suficientemente de valor para tomar medidas al respecto, y con ello, buscar soluciones más sostenibles en el tiempo.