El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, y la directora general de la Oficina Española de Cambio Climático, Valvanera Ulargui, se han reunido en el Consejo de Ministros de Medio Ambiente celebrado en Luxemburgo este viernes 23 de octubre, respaldando la importancia de alcanzar un acuerdo, y avanzar en la tramitación de la Ley del Clima Europea, para así dar una respuesta integral a la emergencia climática y ambiental así como a la crisis sanitaria y económica.

Este acuerdo es importante para que los líderes europeos puedan alcanzar los objetivos en diciembre sobre la reducción de emisiones, al menos de un 55 % para el año 2030. Sin embargo, España ha decidido apoyar una declaración para «reforzar la ambición de la Ley y conseguir alcanzar entre todos la neutralidad climática».

Dar respuestas a la emergencia climática y ambiental

Los ministros han aprobado un texto que establece «una arquitectura solvente y segura para activar y catalizar los esfuerzos europeos de lucha contra el cambio climático», esto abre las puertas para que la Unión Europea pueda librarse de la actual pandemia de manera reforzada.

Además, este marco es fundamental para tener certeza y claridad al momento de alcanzar la neutralidad climática en el año 2050, ya que será una guía en el proceso de revisión y actualización en los esfuerzos, asegurando así los avances en los objetivos relacionados con el medio ambiente.

Reducción de emisiones

Contaminación por gases

Sin embargo España, frente a su vulnerabilidad a los impactos del cambio climático, ya cuenta con herramientas necesarias para cumplir su meta de neutralidad climática a más tardar en 2050. Agregado a esto, cuenta con El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) que es una guía para cumplir objetivos en la próxima década y va más allá de lo establecido por la Unión Europea para España.

El PNIEC tiene como objetivo «la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de España en 2030 de un -23 % respecto a los niveles de 1990, de un 42 % de renovables sobre el uso final de la energía, una mejora del 39,5 % de la mejora de la eficiencia energética y un 74 % de energía renovable en la generación eléctrica».

Este nuevo objetivo para 2030 debe ser comunicado antes del final de año a las Naciones Unidas, como parte de «una nueva Contribución Nacionalmente Determinada (NDC) más ambiciosa de la Unión Europea». Lo que servirá como un mapa para iniciar la recuperación en Europa «verde, azul y solidaria», permitiendo un mejor aprovechamiento de los recursos, adelantar objetivos en la acción climática evitando costes adicionales y retrasos.

Un marco claro

La Ley del Clima, además de establecer y definir el objetivo de neutralidad climática en la UE a 2050 y proporcionar avances en los esfuerzos, adaptación a los impactos del cambio climático, también ha propuesto un mecanismo de seguimiento y evaluación del progreso por parte de la Comisión que deberá evaluar, tanto a nivel europeo como nacional, cada cinco años, para el progreso hacia los objetivos propuestos.

Europa y la biodiversidad

Asimismo, el Consejo ha llegado a un acuerdo sobre las conclusiones de la nueva «Estrategia sobre la biodiversidad» que tiene como objetivo proteger y gestionar eficazmente el 30 % de las superficies terrestres y marinas de la UE y protección estricta de al menos un tercio de estas áreas.

«Estamos absolutamente convencidos de la urgencia de actuar de forma decidida e inmediata frente a la crisis mundial que supone la pérdida de biodiversidad», ha expresado Hugo Morán.

Esta ley tiene como finalidad que la economía y la sociedad europea sean climáticamente neutrales en el 2050, lo que requiere que todos los países de la Unión Europea tengan emisiones de gases de efecto invernadero en cero. De esta manera, España se compromete a participar en el mejoramiento y regeneración del medioambiente y la biodiversidad para poder mantener un futuro libre de contaminación.