La ministra Teresa Rincón Ribera es la encargada de dirigir el proceso de transición ecológica en España
La ministra Teresa Rincón Ribera es la encargada de dirigir el proceso de transición ecológica en España

Un informe realizado esta semana en España por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en conjunto con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Resto Demográfico (MITECO), indica que los niveles de calentamiento en la nación ibérica han aumentado y que la tendencia se acelera cada vez más con lo cual podríamos contar con una menor provisión de agua. 

La investigación se realizó para evidenciar el estado del clima en el país y poder compararlo con el de otras regiones europeas. Los niveles son tan alarmantes que el estudio cree que “El verano del 2019 ha sido el más caliente de España desde que se tiene registro”.

Los ciudadanos españoles pueden recordar el pasado verano como uno de los más calurosos, y es que “Se registraron hasta tres olas de calor durante el mes de Junio”, lo más preocupante es que pronostica “Una menor cantidad de agua potable”, debido a que el calor la evapora. Desde Gedésica recordamos que si no se logran controlar las emisiones de Dióxido de Carbono a la atmósfera, “España podría sufrir sequías extremas, incendios devastadores como los que se observaron el año pasado en Australia, fenómenos meteorológicos extremos y riesgos sanitarios”; lo que conduciría a una descomposición social que marcaría a las siguientes generaciones.

Consecuencias del cambio climático

Los cambios producidos fueron evidenciados a través de un trabajo comparativo
Los cambios producidos fueron evidenciados a través de un trabajo comparativo

El estudio llevado a cabo por la AEMET, también indica que hay una “Gran demanda evaporativa” en las reservas de agua potable en el país, lo que significa que los accesos al agua dulce del que se beneficia la población estaría desapareciendo. La reserva de agua dulce es un recurso limitado y vital, por lo que si se ve comprometido la población entera viviría un desabastecimiento sin precedentes.

Con respecto a las estadísticas que esta investigación ha arrojado, se demuestra que “Europa vivió en el 2019 una temperatura 1.2 grados centígrados mayor a la de los años anteriores”, situación que podría deberse a los gases de efecto invernadero. De hecho; “En Europa el 79% de estas sustancias contaminantes de gestan a partir de la quema de combustibles fósiles para uso del transporte”, y el “91% de la energía de España proviene de fuentes no renovables”; lo que significa, que es el mismo ser humano el causante de las futuras limitaciones que el cambio climático pudiese traer consigo.

La intención del gobierno español es que este tipo de investigaciones se sigan realizando “Para describir lo que sucede cada año y entender los daños que la contaminación causa en el ambiente”, como parte de las actividades que se derivan de la participación de  España dentro del Pacto Verde, asociación europea que busca generar cambios positivos a través de la innovación política – ecológica.

La sociedad en su conjunto debe entender que las medidas que se tomen en estos momentos son cruciales para determinar el tipo de vida que se podrá llevar en un futuro. Si no se logra frenar el ritmo vertiginoso que lleva la contaminación, en unos años “España podría padecer oleadas de calor, mayores a lo acostumbradas”. A pesar de que los organismos nacionales e internacionales están tomando medidas convenientes para evitar el padecimiento ambiental, el verdadero cambio parte desde cada ciudadano que quiera respirar un aire puro y seguir disfrutando de los recursos que la naturaleza le provee de manera respetuosa.

FUENTE

EL PAÍS

GREENPEACE