Debido a su descontrol desproporcionado, el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico ha incorporado en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras este tipo de algas.

Además, también ha incorporado otras especies invasoras como la termita oriental y la acacia negra, ambas consideradas con un alto riesgo de invasión y expansión provocando impactos económicos y en ecosistemas muy frágiles.

Debido a esto, se han agregado al Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial a la violeta del Teide, el rabijunco etéreo y el castor europeo. Todas estas especies se han incorporado a las listadas citadas por las propuestas de distintas administraciones, entidades y científicos. Todo esto con la finalidad de que existan herramientas legales a escala estatal que puedan proporcionar algún tipo de régimen de protección especial a las especies de flora y fauna silvestres.

El alga asiática denominada científicamente como Rugulopteryx okamurae está afectando negativamente a los ecosistemas, la pesca y el turismo costero del  Estrecho debido a su extensión.

Esta especie fue identificada por primera vez en las costas de Ceuta en el 2015, y desde este momento se ha extendido por las costas de Málaga, Cádiz y las Islas Chafarinas, además de las costas de Granada y Almería, ocasionando impactos económicos y ecológicos de gran importancia.

Otras especies invasoras

No menos importante, la termita subterránea oriental (Reticulitermes flavipes), también está causando gran problemática en la isla de Tenerife afectando viviendas, edificios y árboles generando costes económicos serios.

Por otra parte, también se están incluyendo la acacia negra (Acacia melanoxylon). Esta puede competir y desplazar la vegetación autóctona lo que supone que su invasión sea más problemática en bosques de ribera del noroeste peninsular.

El Ministerio explicó que su invasión es «especialmente problemática, ya que en varios espacios naturales en España, donde se integra y compite con la vegetación autóctona, ha fragmentando la continuidad de los hábitats naturales».

Un ejemplo de ello es el detectado en el Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, concretamente en las islas de Ons y Cíes, donde ha formado grandes y densos bosquetes con riesgo de colonizar y desplazar tipos de hábitat autóctonos de gran relevancia local.

Al incluir estas especies en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, se pretende que exista la «prohibición de su tenencia, transporte y comercio salvo por razones de investigación o actuaciones encaminadas a su control o erradicación».

Esto debe funcionar como iniciativa para crear estrategias que contengan las directrices de gestión, control o posible erradicación de dichas especies, donde las estrategias serán aprobadas por la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente y ejecutadas por las administraciones afectadas.