En la medida en que se reducen las fuentes acuosas tradicionales debidas, la depuración de las aguas servidas se ha constituido en una de las mejores soluciones para una gestión sostenible de los recursos hídricos.

Las aguas regeneradas son aquellas producidas a partir de las aguas residuales, sometidas a varios procedimientos de depuración (físicos, químicos y biológicos) que reducen los niveles de contaminación, hasta alcanzar un nivel de calidad que permita su uso en aquellos casos donde no se requiere que sea potable, permitiendo un ahorro sustantivo y una reducción en la sobreexplotación de las fuentes acuosas naturales.

Es un proceso que comienza con la recolección de las aguas residuales que son conducidas hacia las estaciones depuradoras (EDAR). Es aquí donde se le aplican varias operaciones que se resumen de la siguiente manera:

  • Pretratamiento: en esta primera etapa se eliminan los objetos gruesos, arenas y grasas por métodos físicos que van desde desbaste y tamizado hasta un desengrasado.
  • Tratamiento Primario: en esta operación se elimina el material sedimentable y flotante por medios físicos y químicos.
  • Tratamiento Secundario: esta es la operación que reviste mayor importancia, puesto que se elimina la materia orgánica disuelta o coloidal mediante un proceso biológico llamado degradación bacteriana, empleando lodos o fangos activados. El agua depurada en este punto, tiene un alto contenido de microorganismos; al descargarlas en un río u otro cuerpo de agua, la concentración de los mismos se diluye hasta no representar un riesgo para la salud.
  • Tratamiento Terciario: Esta fase se aplica cuando se requiere que el agua pueda ser empleada en el riego de áreas verdes, parques y jardines. Este tratamiento consiste en eliminar sólidos en suspensión, materia orgánica residual, nutrientes y patógenos mediante métodos fisicoquímicos y biológicos.

Ventajas y beneficios en el uso de las aguas regeneradas

Situaciones en las que NO es recomendable su uso

Está exceptuadas en donde pueda representar un riesgo para la salud:

  • No son aptas para el consumo humano ni el aseo doméstico.
  • Contraindicado para usar en instalaciones hospitalarias y sanitarias.
  • Inadecuados como agua para fuentes ornamentales por riesgo de los aerosoles que se originan y el contacto físico con el agua.
  • Aunque se pueden usar en la industria, tiene su excepción en la alimentaria y la de refrigeración.
  • En la acuicultura para el cultivo de gambas, moluscos y otros organismos filtradores.

POINT BY POINT

  • Donec ullamcorper nulla non metus auctor fringilla. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Aenean lacinia bibendum nulla sed consectetur. Maecenas sed diam eget risus varius blandit sit amet non magna. Curabitur blandit.
  • Vestibulum id ligula porta felis euismod semper. Morbi leo risus, porta ac consectetur ac, vestibulum at eros. Praesent commodo cursus magna, vel scelerisque nisl consectetur et.
  • Cras justo odio, dapibus ac facilisis in, egestas eget quam. Curabitur blandit tempus porttitor. Vivamus sagittis lacus vel augue laoreet rutrum faucibus dolor auctor. Donec sed odio dui. Aenean lacinia bibendum nulla.

En la Unión Europea, España es el país líder en la utilización de aguas regeneradas debido al volumen que produce gracias a la capacidad instalada que posee, la cual se expresa en un total anual de 4 097 hm³, lo que representa 102 m³ de agua depurada por habitante y año.