El efecto del calentamiento global con sus períodos prolongados de sequía que favorecen los incendios forestales, la ausencia de lluvias en algunas regiones y las altas presiones, no permite la dispersión de las partículas contaminantes en el aire, lo que deduce que existe un efecto sinérgico entre el cambio climático y la contaminación de las grandes urbes.

Quizás no te suene el nombre de esta ciudad, Ghaziabad, pero resulta que se ha hecho tristemente célebre por tener la mayor polución atmosférica del mundo actualmente. Una densa nube de smog la envuelve con sus gases tóxicos y micropartículas emitidas por el escape de los vehículos, a lo que se suma la densidad poblacional, donde por razones culturales y de pobreza, la cocción de los alimentos se realiza mediante la quema leña, lo cual intensifica todo este proceso.

Parque nacional ujscie warty

Ghaziabad tiene un índice de calidad de aire (ICA) promedio anual de 110.2. Este valor significa que los grupos sensibles (niños, personas de la tercera edad o con problemas respiratorios o cardíacos) de la población pueden sufrir severos daños en su salud. Sin embargo, el valor ICA más reciente es de 204, que se considera ‘muy perjudicial’ y definitivamente dañino para la salud en general de sus habitantes. Como referencia, un valor entre 0 y 50 es lo que se considera como un aire saludable.

Indice de contaminación

Adicionalmente, Ghaziabad presenta un índice de contaminación (PM2.5) de 153.3 µg/m³, este valor es sumamente alto si consideramos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) limita a un máximo de 20 µg/ para la concentración de micropartículas suspendidas en el aire, las cuales son las que conforman esas densas neblinas de smog que observamos en esas grandes ciudades hiper contaminadas.

El índice PM 2.5 significa que se trata de partículas cuyo tamaño es menor o igual a 2.5 micras, por lo que penetran fácilmente las vías respiratorias, atravesando la barrera pulmonar y pasando directamente a la sangre. Estas micropartículas en suspensión son una mezcla de compuestos orgánicos e inorgánicos y están constituidas por hollín, polvos minerales, nitratos, sulfatos, amoniaco, sal y vapor de agua. La continua exposición a estas partículas aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares en las vías respiratorias (asmas, alergias) o enrojecimiento de los ojos.

Una muy lamentable realidad es que, entre las 30 ciudades con mayor contaminación atmosférica, solamente la India posee 21, por lo que puede decirse que es uno de los países con mayor contaminación atmosférica, solo superado por Bangladesh.

Aunque China es, después de la India, el país con mayor cantidad de ciudades con aire contaminado, ha ido mejorando especialmente en las más contaminadas como su capital Beijing, siendo ahora superadas por otras capitales asiáticas como Hanoi en Vietnam y Yakarta en Indonesia.

La calidad de aire

Las mejoras en la calidad del aire en dichas ciudades se han manifestado con las fuertes restricciones que ha tenido la población durante la pandemia de la covid-19. La gente ha podido por fin contemplar cielos despejados. Según la OMS, el 98 % de las ciudades chinas aún exceden los niveles considerados adecuados y todavía 47 de sus ciudades figuran entre las 100 más contaminadas.

Si bien el continente asiático concentra el mayor conglomerado de ciudades con polución en todo el mudo, echemos un vistazo a lo que pasa en los otros continentes.

En la península arábiga, la ciudad de Abu Dabi posee la mayor contaminación atmosférica entre sus países vecinos, con un PM2.5 de 160 aire perjudicial para la salud y es atribuido a su potente industria petrolera.

En los Estados Unidos de Norteamérica se destaca la ciudad de Bakersfield, situada en el estado de California, se le considera como el lugar con el aire más contaminado y eso es mucho decir, ya que California agrupa otras ciudades que presentan grandes problemas de polución como Los Ángeles, Fresno o Merced.  

En el continente Africano, la ciudad de Dakar en el Senegal es la que presenta mayor índice de contaminación con niveles superiores a los 170 de PM2.5, seguida por El Cairo en Egipto.

En Sudamérica es la ciudad peruana de Lima la que posee un alto nivel de polución, puesto que a su alta densidad de tráfico automotor se le suma el fenómeno climático ‘El Niño’, que contribuye a mantener el aire impuro estancado.

En la zona del pacífico norte, la capital de Filipinas, la ciudad de Manila, tiene un PM2.5 que supera los 170, lo que hace que su aire sea nocivo, en especial cerca de los centros industriales y zonas aledañas.

En Centroamérica es Ciudad de México la que casi siempre está cubierta de smog y posee el aire menos saludable de la región. Su índice PM2.5 supera los 120.

En el continente Europeo, las ciudades de Sofía en Bulgaria, seguida de Madrid en España, se les considera las más contaminadas, especialmente por los niveles altos en óxido nitroso.