El bosque gallego es una perla forestal, considerado como baluarte del bosque atlántico de los pocos que sobreviven en Europa, también llamado Las Fragas. Sin embargo, es gravemente amenazado por incendios frecuentes y deforestación comercial.

Hoy en día, estos bosques aportan el 60 % de la madera cortada que produce España. En total 9 millones de metros cúbicos que la Xunta de Galicia pretende ampliar a 12 millones en su nuevo plan forestal (2020 – 2040).

Un 60 % de la madera que se produce en Galicia proviene de las siembras de eucalipto, un negocio que factura 200 millones de euros al año

Plan forestal

Este año, la Xunta de Galicia en conjunto con el gigante Inditex han puesto su mirada en la masa forestal como materia prima para fabricar tela. Dichos planes fueron presentados al Gobierno Central, solicitando una inversión inicial de 850 millones de euros para construir una gran fábrica que procese la madera de los bosques gallegos a fin de producir viscosa.

Adicionalmente, la Xunta anuncia el nuevo plan forestal (2020- 2040) que incrementa un 33,3 % la tala de árboles, además de una nueva ley para recuperar los montes abandonados y explotarlos bajo el amparo de un banco de tierras controladas por la administración.

Para el proyecto se prevé tener una capacidad productiva de 200 000 toneladas de fibra textil al año. Lo que representaría alrededor del 3 % de la producción mundial y 2 400 puestos de trabajo directo.

La viscosa es una de las materias primas más demandadas por la industria de la moda actualmente, por su suavidad, ligereza y facilidad para mezclarse con otras fibras. Es cada vez más empleada por las grandes marcas, a la cual le suelen colocar etiquetas de  «sostenible», por provenir de una fuente vegetal, renovable y biodegradable al final del ciclo de vida y que representan que las fibras empleadas no provienen de bosques primarios o amenazados.

El aprovechamiento de los eucaliptos gallegos sería la oportunidad perfecta para generar masivamente viscosa en España

Ante esta situación ¿cuál es la realidad de los bosques de Galicia?

Los bosques autóctonos de Galicia son un baluarte biológico y paisajístico en desaparición. Carballo, castaño y abedul ceden paso a siembras de eucaliptos y pinos para su aprovechamiento comercial. Tanto así, que de los 2 millones de hectáreas forestales con las que cuenta Galicia, sólo el 15 % están incluidas en algunas de las figuras de protección de espacios naturales. Mientras la tendencia en España ha sido el incremento del espacio protegido, en Galicia ha ido reduciéndose. 

Es por mucho el porcentaje más bajo de toda España, donde la media protegida ronda el 41 % de toda la superficie forestal, según el Anuario de Estadística Forestal 2018 por el Ministerio de Agricultura, esto representa el 2,7 % de los más de 11,3 millones de hectáreas protegidas en el país.

Quiere decir que uno de los pulmones verdes de España es el menos protegido y más explotado a nivel forestal, insertando para ello especies no autóctonas como el eucalipto y cuya administración tiene el interés de expandir el negocio forestal, situación de la que organizaciones como Arco Iris, han expresado la urgencia de una gestión que tenga como prioridad la protección y potencialidad de la biodiversidad gallega.