Estudios realizados por científicos de instituciones de Argentina, Chile, China, Japón, Malasia, México, Noruega, Sudáfrica, Estados Unidos y la Universidad de Vigo (España) aseguran que desarrollando reformas políticas, nuevas tecnologías, y estrategias sostenibles se pueden aumentar los alimentos provenientes del mar; esto supone hasta un 25% del aumento en toda las proteínas animales, suficientes para abastecer a ‘’9.800 millones de personas a mediados de siglo’’.

‘’Actualmente, los alimentos procedentes del mar, producidos a partir de las capturas pesqueras (pesquerías) y las explotaciones o granjas pesqueras (maricultura), representan solo el 17% de la producción anual de proteínas de origen animal que se consumen en el mundo, pero podrían desempeñar un papel mucho más importante en la seguridad alimentaria y nutricional mundial y proporcionar hasta un 25%.’’

Además el estudio recalca que es todo un reto abastecer a la población mundial, ya que el planeta tiene recursos limitados, y se deben desarrollar proyectos sostenibles para evitar daños colaterales al medio ambiente como la contaminación de mares por plástico.

El economista Christopher Costello de la Universidad de California, junto a un equipo de científicos, han estudiado los datos de ’4.702 pesquerías’’; para hacer una comparación con la producción que se avecina en las décadas siguientes, y así obtener cálculos aproximados de la ‘’maricultura en el mundo’’.

Para poder llevar el estudio a cabo ‘’los investigadores se basaron en el suministro mundial de alimentos procedente de dos fuentes: la pesca y la cría de peces marinos y moluscos bivalvos, y sobre esos datos, realizaron proyecciones para el 2050, utilizando modelos bioeconómicos que tienen en cuenta factores como la gestión económica y las limitaciones en materia de alimentación’’.

Un paso más para mantener el planeta abastecido

Efe Elena Ojea, investigadora de la Universidad de Vigo y coautora del trabajo, informó, como conclusión final, que ambos sectores son aptos para el abastecimiento de manera ‘’sostenible’’ con algunas regulaciones, pero son capaces de aportar mucho más de lo que se produce actualmente.

Si se asegura la capacidad biológica de los océanos para producir acuicultura y pesca, este estudio afirma que se podrían producir como mínimo 21 millones de toneladas cada año, adaptando la demanda a la capacidad productiva de estos ecosistemas, haciendo una gestión sostenible, incentivando actividades de formación e investigación dirigidas a proteger las reservas marinas, para evitar actividades extractivas agresivas.

“Hoy en día podríamos mejorar la producción marina con esas tres cosas: ajustando la demanda hacia una comida más sostenible del océano, con mucha innovación tecnológica, y usando las políticas que dan lugar a una gestión sostenible. Realmente solo hace falta voluntad política internacional, añade la investigadora española.

Estos estudios señalan la constante entrega que tienen actualmente los científicos e investigadores por promover las mejoras en las industrias, y así evitar la sobrepesca y el deterioro ambiental. Además de impulsar la maricultura como una opción más segura y ecológica para obtener alimentos de origen marino.