El Huemul es uno de los tres ciervos que existen en Chile, además del Pudú y la Taruka.

El Huemul (Hippocamelus bisulcus), es una especie en peligro de extinción que habita bosques dominados por Lenga y matorrales de Ñirre, combinado con sectores rocosos y de fuertes pendientes. Para alimentarse busca zonas donde existan buenas fuentes de vegetación y elementos que le permitan protegerse de depredadores como el Zorro Culpeo y el Puma.

Son de mediano tamaño, de aspecto robusto y extremidades cortas. Miden entre 80 centímetros y un metro de altura. Su pelaje es color café grisáceo, con excepción de los alrededores de los ojos, el extremo de la mandíbula, el vientre y la cara inferior de la cola, que son de color blanco. 

El período de celo se produce en otoño (marzo a mayo) y el período de gestación va desde los siete a ocho meses. Las hembras paren un cervatillo por año, los cuales nacen con un color uniforme y sin manchas.

Existen unos 1.500 ejemplares de esta especie, fundamentalmente en la Patagonia, de los cuales el 70 % son chilenos

Los machos alcanzan un peso de 65 a 95 kilos y las hembras de 60 a 65 kilos. Los machos adultos tienen astas de dos puntas, cuya rama posterior puede alcanzar 30 centímetros de largo, mientras que la anterior es algo más corta. Vive solo o en grupos de cuatro ejemplares y su huella es de hasta 8 centímetros de largo.

Se han hecho algunas estimaciones  sobre el número de huemules en el mundo y es de entre 1.500 y 2 mil ejemplares. Su distribución actualmente está restringida o circunscrita fundamentalmente a la Patagonia. 

Originalmente el hábitat del Huemul comprendía desde la Región de O’Higgins hasta el extremo sur de Tierra del Fuego, es decir ha habido una retracción territorial de más de un 90 % y en muchos de esos lugares, la probabilidad de que vuelvan a haber es mínima, porque han habido cambios sustanciales en el lugar donde habitan.

Respecto al hábitat, las mejores condiciones están del lado chileno, donde vive el 70 % de la población mundial de huemules. De igual manera se deben centrar y generar acciones coordinadas entre ambos países para poder preservar grandes territorios de tierra en donde habita esta especie.

La presencia de ciervos exóticos como el Ciervo Rojo y el Jabalí, significan otra amenaza para el Huemul. Estas especies compiten por el alimento y lo desplazan hacia un hábitat de menor calidad

Hoy sus principales amenazas es la pérdida de hábitat, asociada a proyectos de inversión como la construcción de embalses, centrales hidroeléctricas y de paso, líneas de transmisión eléctrica, mejoramientos de caminos y también infraestructura habitacional de asentamientos humanos. Otra amenaza, es el efecto del cambio climático, lo que provocaría una disminución de calidad y cantidad del hábitat, lo que potencialmente podría afectar en la distribución actual de la especie.

Los perros, la caza furtiva o la caza ilegal son amenazas, así como también las actividades turísticas y ganaderas no sustentables,  las cuales pueden producir el desplazamiento del Huemul hacia un hábitat menos idóneo.

Fabiola Lara, coordinadora del proyecto Conservación de Especies Amenazadas del Ministerio del Medio Ambiente, FAO y GEF, detalló que actualmente en Chile se está ejecutando un programa de educación ambiental para la conservación del Huemul, dirigido a funcionarios públicos, sociedad civil y establecimientos educacionales.

Los huemules naturalmente tienen un comportamiento muy manso, muy curioso hacia las personas, quienes pueden matarlos fácilmente con un hacha o un cuchillo, sin necesitar un arma de fuego

Se está trabajando con 17 establecimientos educacionales de cuatro comunas de la Reserva de la Biosfera Corredor Biológico Nevados de Chillán-Laguna del Laja, que son San Fabián de Alico, Coihueco, Pinto y Antuco.

El Programa de Vida Silvestre, viene trabajando desde el año 2005 en el Parque Nacional Patagonia. Uno de sus programas está dirigido a la conservación y recuperación del Huemul. Dentro de las tareas del programa se encuentran la captura de ejemplares y colocación de collar para posteriormente monitorear las actividades y lugares por donde transitan estos individuos a modo de tener un mapa claro y así poder ayudar en la labor de su repoblamiento.

La técnica consiste en colocar cámaras automatizadas en grillas, sujetas en troncos de árboles o en varillas, en senderos, entradas de madrigueras u otros hábitats, las que filman a las especies sin alterar sus rutinas, lo que ha favorecido conocer la fauna, sobre todo mamíferos de talla mediana y grande.

Buenas prácticas para conservar al Huemul

  • Denunciar acciones que atenten contra su supervivencia
  • No permitir perros sueltos o abandonados
  • Mantener en buen estado sanitario a sus mascotas y ganado, desparasitándolos y vacunándolos adecuadamente
  • No realizar manejo de bosque nativo no autorizado
  • Evitar incendios forestales, hacer fogatas sólo en lugares autorizados
  • No ingresar ganado en áreas protegidas y evitar las veranadas en los hábitat del Huemul
  • Transitar por senderos establecidos en áreas protegidas
  • En caso de avistar algún ejemplar actuar con prudencia y reportar aparición.