Badajoz ya cuenta con una planta solar fotovoltaica con una potencia instalada de 100 MW en Alvarado-La Risca. En una extensión de 150 hectáreas, se producirá la energía eléctrica necesaria para un mínimo de 40 000 hogares. Su puesta en funcionamiento detendrá la emisión de unas 53 000 toneladas de CO₂ al año.

La inauguración ha estado a cargo de las empresas especializadas en energías renovables y energía solar Bruc Iberia Energy Investment Partners y SolarPack. Desde esta última informan que un contrato de compraventa a largo plazo asegurará la venta de energía eléctrica.

Los actos de apertura también contaron con la participación del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, quien considera que el salto hacia las energías alternativas es el camino para maximizar los ingresos y crear nuevas plazas de trabajo:

«Al menos un 20 % de toda la energía renovable que se produzca en España se tiene que producir en Extremadura porque eso aumentará nuestro PIB, nuestro empleo y nuestra riqueza».

También indicó que, gracias a la inversión y al empleo, los precios del servicio bajarán considerablemente en beneficio de la ciudadanía.

Juan Béjar, presidente de Bruc, calificó la inauguración de la planta como un paso importante para las expectativas de crecimiento de la empresa y confía en las nuevas medidas para adoptar energías no contaminantes que permitan a España encaminarse hacia la descarbonización.

Por otra parte, el consejero delegado de SolarPack, Pablo Burgos, sostuvo que

«Estos 100 MW son otro hito más en el camino para cumplir con nuestro plan estratégico y refuerza nuestra presencia en Extremadura, que es y va a seguir siendo uno de los escenarios principales de nuestra apuesta por un crecimiento sostenible».

Apuntan hacia la Transición Ecológica

Desde el Gobierno de Extremadura, sostienen que, además de sus recursos naturales, ofrecen todas las facilidades necesarias para el desarrollo de proyectos energéticos, lo cual es consecuencia directa de los cambios impulsados en la región. De hecho, el Plan Extremeño Integrado de Energía y Clima tiene entre sus objetivos liderar la producción de energía renovable en España.

Sobre los planes en materia energética a nivel nacional, el ejecutivo sostuvo que Extremadura ha cumplido y cada año dan apertura a espacios para la generación de 1 000 MW. No obstante, reconoce que los retos continúan. Para ello, estima necesario el apoyo de las administraciones públicas hacia el sector industrial. La gran meta es concretar la Transición Ecológica antes de 2030.

Para entonces, el 0,8 % del territorio extremeño estará ocupado por plantas fotovoltaicas, algo que incrementará de forma significativa el PIB, el empleo y la calidad de vida de sus ciudadanos.