Como parte de los impulsos para la electrificación del transporte, el Gobierno de Galicia ha dado inicio a la tercera etapa del Plan Moves, gestionado por las comunidades autónomas para incentivar la movilidad eléctrica y sostenible. La inversión total asciende a unos 22.7 millones de euros para la adquisición de vehículos eléctricos e instalación de estaciones de recarga.

A través de una rueda de prensa, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha indicado que estas ayudas estarán destinadas a particulares, empresas, administraciones públicas, entidades locales y comunidades de propietarios. Para ello, deberán presentar sus solicitudes desde el próximo 13 de septiembre.

Desde entonces, y según el orden en que se hayan remitido las peticiones, se irán adjudicando los apoyos de manera progresiva hasta el 31 de diciembre de 2023, cuando esta fase del programa esté llegando a su fin. No obstante, de acuerdo con Núñez Feijóo, podría terminar antes si los fondos se agotan antes de lo previsto.

Las solicitudes serán gestionadas a través de los concesionarios, en el caso de la adquisición de vehículos, mientras que la disposición de los puntos de recarga estará a cargo de las instaladoras de baja tensión. Con ello, se prevé «movilizar al amparo de este plan de apoyo a la movilidad eléctrica y sostenible un total de 98 millones de euros; generar un ahorro económico de 2.3 millones anuales en costes de combustible; del cual un ahorro de 1.3 millones litros correspondería a gasóleo; y una reducción del CO2 equivalente a 186 000 árboles».

Asimismo, explicó que la línea de ayuda en el caso de la adquisición de coches eléctricos o híbridos tendrá un valor que oscilará entre los 700 y los 9 000 euros por unidad, que variarán de acuerdo con las especificaciones del vehículo presentadas en la solicitud. En el caso de las motocicletas, el límite será de 2 000 euros, mientras que para los turismos y las furgonetas, el tope será de 7 000 y 9 000 euros, respectivamente.

En cuanto a las estaciones de recarga, el importe por concepto de las ayudas irá del 30 % hasta el 80 % del coste total de su instalación, los porcentajes variarán en función de la disponibilidad presupuestaria para entonces. Es así como el apoyo puede verse duplicado con respecto a fases anteriores de la iniciativa, en las que el límite era de un 40 %.