Mañana 24 de septiembre se reorganiza Juventud por el Clima de cara a la próxima huelga mundial por la crisis climática. La activista sueca Greta Thunberg ha resaltado en una rueda de prensa virtual en conjunto a integrantes de Juventud por el Clima de todos los continentes la urgencia de la crisis climática.

El avance del cambio climático no se ha ralentizado por la pandemia. Las emisiones de CO2, óxido nitroso o metano vuelven a sus niveles récord obtenidos en 2019 y la concentración de gases de efecto invernadero han aumentado considerablemente en el primer semestre de 2021 según Global Carbon Project, ONU-Medio Ambiente y la Agencia Meteorológica Mundial.

Mañana está prevista esta huelga, la cual contará con acciones de todo el planeta para nuevamente presionar a los gobiernos a actuar después de un año de la última convocatoria.

Activistas de diferentes países han advertido que su movimiento tampoco ha desaparecido y han llamado a dar seguimiento a la huelga.

A menos de dos meses de la Cumbre por el Clima de Glasgow —aplazada más de 12 meses a causa de la COVID-19—, Greta Thunberg continúa sin confirmar su asistencia. El portavoz de African Climate Alliance, Gabriel Klaasen, aprovechó esto para denunciar que la desigualdad de acceso a la vacuna no permitirá que los países más desfavorecidos estén representados igualitariamente en la cumbre.

La unión es necesaria

Cabe destacar que la huelga se produce en esta ocasión a dos días antes de las elecciones en Alemania, cuyas encuestas dan como favorecido al candidato socialdemócrata luego de más de 15 años con los conservadores en el Gobierno.

Thunberg ha hecho énfasis en que hay países que tienen mayores responsabilidades per cápita que otros en la crisis climática. Dohyeon Kim de Youth 4 Climate Action de Corea del Sur afirma que es necesaria la unión de todos.

El Panel Internacional de Expertos (IPCC) ha confirmado en su más reciente evaluación científica que ningún mar en la Tierra y ninguna población se encuentra a salvo de los daños que actualmente provoca el cambio climático.

Olas de calor, tormentas y sequías sin precedentes están “inequívocamente” asociadas a las actividades humanas que causan el calentamiento global.

Los activistas han recordado que estamos lejos aún de los objetivos del Acuerdo de París de 2015 y que a menos que ocurra un recorte inmediato y a gran escala de las emisiones, sería imposible limitar el calentamiento a 1.5°C.