Desde que comenzó la pandemia del coronavirus la ansiedad y otras patologías propias de la neurosis han hecho estragos en la población mundial. Pero, existe un lado al que no se le está prestando atención, y podría ayudar a tranquilizar en cierta medida algunas alarmas.

¿Cómo es la relación entre el coronavirus y la ecología?

Como consecuencia del confinamiento por la pasada cuarentena, la afluencia de personas visitando playas, ríos, montañas, entre otros espacios naturales que sirven como destinos turísticos, disminuyó considerablemente, provocando que la naturaleza tenga tiempo y espacio para recuperarse. El dióxido de carbono también ha disminuido significativamente, y eso resulta positivo para la capa de ozono.

Para la mayoría de las personas no resulta sencillo enfocarse en estos hechos, tomando en cuenta que la pandemia ha cobrado muchas vidas humanas alrededor del mundo. Entonces, establecer una relación entre el coronavirus y la ecología es algo que para  un gran sector de la población mundial podría no venir al caso. Sin embargo, es positivo tomar en cuenta los beneficios que obtiene nuestro medio ambiente natural con la pandemia.

Aprender a ver las cosas desde una perspectiva positiva es algo que trae innumerables beneficios a la salud mental de las personas. Cuando somos optimistas tenemos facilidad para superar situaciones complicadas, se adquiere resiliencia. Ser optimistas no implica que seamos poco realistas, se puede ser positivo y no perder la perspectiva de las cosas.

¿Cómo ser positivo frente al coronavirus?

Para algunos no resulta sencillo tomar una actitud positiva frente a las circunstancias negativas. Veamos algunas herramientas de afrontamiento que pueden ayudar.

01. Identificar aquello que podemos agradecer


Siempre tendremos a nuestra disposición cosas de las cuales sacar provecho ante una situación negativa (Coronavirus). Es importante identificarlas, para sentirnos agradecidos de tenerlas. No se trata de conformismo, sino de ser adaptativo. Agradecer por los
recursos naturales que tenemos a nuestro alcance, es positivo.

02. Emplear efectivamente los recursos disponibles

Una vez que hemos identificado los recursos que tenemos, hay que emplearlos de la mejor manera posible. Por ejemplo, podemos aplicarnos mascarillas naturales en el rostro; para cuidar nuestra piel del acné y las manchas de sol, entre otras cosas.

03. Cultiva los gustos simples


Este punto se refiere a que es buena idea encontrar actividades simples, que nos generan placer. El ejercicio en casa, la jardinería, el dibujo, el hábito de la lectura, la música, el ajedrez, etc. Existe un abanico amplio de posibilidades esperando ser descubiertas.

03. Aprende a tomar descansos productivos


Lidiar con las adversidades de manera asertiva es un proceso que puede resultar agotador. Es por eso que es importante tomarse un tiempo para descansar, Por ejemplo; Tomar una siesta corta durante el día, o hacer algunos ejercicios de respiración al aire libre.

Incorporando estas recomendaciones en la vida diaria se podrá notar como los sentimientos negativos comienzan a disminuir. Es importante tener en cuenta que ninguna situación es definitiva; por más complicado que parezca el panorama, eventualmente estaremos mejor.