Los llamados «superdrepedadores» en diversas megaproducciones de Hollywood y del mundo del cine ahora están en la cuspide, pero no por algo digno de celebrar. Los tiburones se encuentran en peligro de extinción y, en este sentido, su posible desaparición no despierta el mismo grado de preocupación como lo es con otras especies por las que sentimos mayor empatía.

No obstante, su función al estar en punta de la cadena trófica es muy importante, porque ningún ser vivo está de más en este mundo. La desaparición de cualquier ser vivo rompe el delicado equilibrio de cualquier ecosistema.

Los tiburones pertenecen a una gran familia de diferentes especies, cuyo diseño exitoso es de tal magnitud que están presentes desde hace 400 millones de años. Se han caracterizado por su alto grado de adaptación con pocos cambios evolutivos. Estuvieron desde antes de la era de los dinosaurios y permanecieron después de su desaparición. En la actualidad, los tiburones están en peligro de extinción y enfrentan nuevos desafíos para poder mantenerse.

La situación en los últimos 50 años se presenta crítica para los elasmobranquios (tiburones y rayas), puesto que se ha evaluado una reducción del 75 % de su población en todos los océanos.

¿Cuáles son algunas de las especies de tiburones en peligro de extinción?

Existen aproximadamente 1.200 especies conocidas de elasmobranquios, de las cuales se ha realizado una evaluación de 31 especies, y se determinó que 24 de ellas están amenazadas de extinción. A su vez, dentro de este grupo existen 3 especies de tiburones y 3 de mantarrayas gigantes cuya población se ha reducido drásticamente por lo que se les considera en Peligro Crítico de Extinción.

Según la lista elaborada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), estas son las especies con mayor indice de amenaza:

  • Tiburón oceánico de punta blanca (Carcharhinus longimanus)
  • Tiburón martillo común (Sphyrna lewini)
  • Tiburón martillo gigante (Sphyrna mokarran)
  • Manta moluba (Moluba moluba)
  • Manta gigante (Mobula birostris)
  • Manta regia (Manta alfredi)

Entre las razones que están ocasionando esta situación está la degradación de sus hábitats, la contaminación de los mares por plásticos y la sobreexplotación de especies por el comercio de las aletas de tiburón, carne y aceite de hígado.

Aparte de eso, este grupo de seres vivos son longevos, su desarrollo es lento por lo que tardan en alcanzar la madurez sexual. Además, al reproducirse producen pocas crías, lo que los hace muy susceptibles a la extinción.

Se han propuesto acciones para prevenir el colapso definitivo de las poblaciones de tiburones y rayas, entre las cuales:

  • Establecer límites de captura estableciendo cuotas de pesca
  • Prohibición de capturar las especies más amenazadas.
  • Creación de espacios protegidos (santuarios)

La preservación de los tiburones es vital para mantener el equilibrio de muchos ecosistemas marinos; por estar en lo alto de la cadena trófica actúa como un regulador poblacional. Por otra parte, son la muestra viviente del linaje ancestral de los vertebrados modernos, ya que por primera vez fueron los seres que desarrollaron mandíbulas, cerebro, placenta así como el sistema inmunológico.