Se ha visto que existe un Incremento de incendios forestales a causa de árboles invasores, a pesar de que estos pueden ser de gran importancia para la captación de CO2 en la atmósfera.

Según Frontiers in Ecology and the Environment, revista de la Sociedad de Ecología Americana en conjunto con Anibal Pauchard, quien es investigador del Instituto de Ecología y Biodiversidad, explicaron las consecuencias que conlleva la invasión de especies vegetales, como el pino o eucaliptus sobre la biodiversidad y comunidades humanas.

Si bien la invasión y crecimiento asilvestrado de estas especies de árboles no nativos puede parecer positiva para la disminución del cambio climático, estos árboles de crecimiento rápido capturan carbono, lo que contribuye sin duda alguna en la reducción de los niveles de CO2 en la atmósfera.

Sin embargo, la situación no es tan simple para los ecosistemas y comunidades humanas, ya que según estudio de un reciente trabajo elaborado por un equipo multinacional de ecólogos, existe alto riesgo de incendios forestales, pérdida de biodiversidad y de agua, daño a nivel del suelo y una reducción notoria del albedo.

Por su parte, Aníbal Pauchard, investigador del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) y académico de la Universidad de Concepción, junto a científicos de Argentina y Nueva Zelanda, buscan medidas para contener la dispersión de esta vegetación y con ello esperan que los dueños de la industria forestal, dueños de predios y comunidad general, tome las decisiones correctas para contrarrestar esta situación.

En Chile algunas especies de pino tienen una altísima capacidad de dispersión, lo que hace que los árboles plantados produzcan semillas o rebrotes pudiendo invadir más allá del área donde fueron inicialmente establecidos.

Pero esta situación no es del todo negativa, al menos no para el medio ambiente, ya que este nuevo bosque asilvestrado es capaz de almacenar carbono, lo que resulta una excelente idea ante la grave emergencia climática que vivimos.

No obstante, fijar carbono no resulta tan sencillo, además estos bosques tienen efecto negativo asociado, la expansión es indiscriminada y sin ningún control humano por los ambientes uno de los mayores peligros están vinculados a los incendios forestales.

Este tipo de bosques posee mayor biomasa, que se transforma en más material combustible y este puede llegar a ser inflamable aumentando la frecuencia e intensidad de incendios, lo que de alguna manera se ha observado en Chile, sobre todo en la Región de Valparaíso.

Otro efecto negativo es la pérdida de biodiversidad nativa y de interacciones entre diferentes especies de flora y fauna a causa de la invasión de plantaciones exóticas, ya que una vez que se diseminan estas especies es normal que se generen áreas donde dominan una o dos especies exóticas, haciendo que las nativas no sean capaces de competir, lo que trae como consecuencia la desaparición de ellas en la zona.

Por esta razón se deben impulsar medidas de contención, para mitigar la propagación de la dispersión de semillas e invasión de vegetación exótica, iniciativas abordadas en países como Nueva Zelanda, donde destinan recursos y estrategias para ello. En la actualidad, Chile está exigiendo a las empresas de plantaciones forestales que controlen las invasiones y eviten la propagación a sectores aledaños.