Su origen es de data tan reciente como el año 2017 en Suecia, extendiéndose rápidamente a los países nórdicos como Finlandia y Noruega y de allí al Reino Unido, llegando a Francia y España, abarcando en la actualidad a más de 100 países. El plogging se le debe a la iniciativa del sueco Erik Ahlström, quien durante su rutina diaria de ejercicio, en la ciudad de Estocolmo, recogía la basura que encontraba a su paso.

Etimológicamente, “plogging” proviene de la contracción de 2 palabras, la expresión sueca “plocka upp” que significa recoger con la palabra “jogging” que se refiere a trotar. El plogging puede realizarse en cualquier lugar y no se limita únicamente al trote, también puede hacerse mientras se corre, o se va en bicicleta, haciendo senderismo o deportes acuáticos como surf, piragüismo, entre otros.

Ahlström siempre destacó lo bien que se sentía anímicamente al realizar este pequeño gesto de protección al medioambiente y que lo llevó a la fama. Gesto que multiplicado por millares de personas en las distintas regiones del mundo provocan un impacto positivo en la salud tanto del planeta como de las mismas personas, creando conciencia.

Algunos beneficios de esta práctica

Entre sus beneficios como deporte se destaca la mejora de la capacidad pulmonar por la oxigenación, reducción del peso corporal por la quema de calorías, el fortalecimiento de los huesos. Por otra parte, mejora el autoestima personal al sentir que se está contribuyendo al cuidado de la naturaleza.

A los que realizan esta actividad deportiva se les llama «ploggers» y su práctica contribuye a crear conciencia ambiental, especialmente en los residentes de las localidades donde se organizan estos eventos.

La popularidad mundial que goza el plogging es tal que, se ha estimado que alrededor de 20.000 personas practican esta actividad diariamente alrededor del mundo. En localidades Españolas, con alta incidencia turística como Ibiza, se han creado torneos anuales de plogging en donde participan tanto como 1500 personas, de manera organizada y competitiva en la recolección de residuos para llevarlos a un centro de reciclaje.

¿Qué se necesita para hacer plogging?

Para practicarlo, solo necesitas aparte de una indumentaria deportiva o cómoda, el uso de guantes para protegerte de daños o contaminación durante la recogida de residuos y una bolsa para depositarlos. Lo más recomendable es realizar esta actividad en grupo de tal manera que cada integrante se ocupe de un tipo de residuo específico para facilitar su entrega al centro de reciclaje por separado de plásticos, papel, vidrio o baterías entre otros.

Entre las actividades realizadas al aire libre, el éxito del plogging radica en que puede ser practicado por cualquier persona indistintamente de su edad o condición física. Los ejercicios y el recorrido son adaptables en cuanto a velocidad, duración o cantidad dependiendo del estado físico de quien lo ejecute.