Según expertos en el tema, la explotación sostenible de bosques ayudará a detener el cambio climático. Al ser explotados de forma sostenible, garantizan su conservación generando riqueza y empleo.

En las últimas décadas el consumo masivo de recursos fósiles ha logrado un desarrollo socioeconómico sin precedentes, pero a su vez ha derivado múltiples daños al medioambiente en el que habitamos.

Marc Palahí, quien es el director del European Forest Institute, expreso que «mientras sigamos queriendo una economía que dañe al mínimo la naturaleza mal vamos».

«Debemos hacer que tanto la energía como los productos elaborados con recursos fósiles pasen a provenir de una gestión sostenible de los recursos».

En este sentido, lo que ha pasado históricamente es que la sostenibilidad equivale a no tocar o tocar lo menos posible al medioambiente, pero la realidad es otra. Es necesario que la naturaleza se consolide como la base de la economía.

Es importante señalar que dar valor a los sistemas forestales detendría un poco la deforestación, debido a que muchos bosques desaparecen por la implantación de cultivos más rentables a corto plazo.

Según Palahí, «para asegurar la sostenibilidad del planeta también es fundamental poner fin al consumismo desbocado».

La tecnología de alguna forma permite reemplazar derivados del petróleo, como plásticos, fibras textiles, químicos, ruedas, materiales de construcción, componentes electrónicos o cosméticos, por derivados de la madera, que son materias primas más sostenibles.

Para los españoles existe una gran rentabilidad en el uso y explotación sostenible de los bosques con fines forestales, ya que se cree que son un pilar muy potente en la economía.

Manuel Lainez, director de la consultora Lainez Biotrends y exdirector Instituto Nacional de Investigación Agraria y Agroalimentaria (INIA), señaló que el «objetivo es mantener los bosques como sumideros de carbono y una vez cuando se promueva su uso sostenible, se conservarán y si se conservan reduciremos el riesgo de que se pierdan por incendios o plagas».

En España solo se aprovecha el 30 % de los recursos forestales, pero si se logra ser más rentable en el aprovechamiento de los recursos derivados como troncos, maleza, ramas o árboles en mal estado se estará garantizando el mantenimiento de los bosques y generando empleo.

Por su parte Javier Díaz, presidente de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa (Avebion), expresó que «debemos activar el aprovechamiento de los bosques para que se mantengan en buenas condiciones y extraer la biomasa excedente para usarla».

«Los montes españoles generan 55 millones de metros cúbicos de madera y biomasa al año, de los que sólo se aprovechan unos 17 millones. El 30 % frente a la media europea de entre el 60 y el 70 %».