La organización Ecologistas en Acción y la Asociación Española de Entomología estiman que la tasa de desaparición de los insectos es ocho veces mayor que la de aves, mamíferos y reptiles. Ante ello, han dado inicio a la campaña Sin insectos no hay vida, que tiene como fin la sensibilización de la población sobre su importancia para el equilibrio de los ecosistemas y la exigencia de protección especial por parte de las administraciones.

 

Ambos organismos han hecho un llamado de atención ante la peligrosa disminución que durante los últimos años ha presentado este grupo fáunico que, con más de un millón de especies clasificadas, es el más numeroso y diverso en el mundo. La advertencia se basa en diversos estudios; dos de ellos, realizados en los años 2010 y 2017, evidencian la vertiginosa pérdida de insectos en el planeta. El más reciente de ellos arrojó que Alemania perdió cerca de un 75 % de insectos voladores en sus áreas protegidas.

Las explotaciones agrarias, la utilización de pesticidas, la influencia de patógenos y el cambio climático han sido las principales causas de la devastación de su hábitat, que ha tenido como resultado la desaparición de miles de ejemplares. Además, estiman que cerca del 40 % de los insectos polinizadores corren el riesgo de desaparecer debido a la incidencia del hombre

Consecuencias devastadoras para el planeta

Desde Ecologistas en Acción señalan que las especies de escarabajos, libélulas, mariposas y abejas (especialmente estas últimas) son las más vulnerables en todo el mundo; su desaparición podría suponer un duro golpe para el ambiente y las economías en todo el mundo, teniendo en cuenta las cifras de la Unión Europea al sostener que «la polinización es vital para un 84 % de las especies vegetales y un 76 % de la producción de alimentos a nivel continental»

De igual forma, hacen referencia a los cálculos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) sobre la actividad agrícola a nivel global, cuya dependencia de la polinización reporta anualmente cifras que oscilan entre los 235 000 y 577 000 millones de dólares; además, este sector ha visto incrementada su producción en un 300 % a lo largo de los últimos 50 años.

Mariposas, abejas, escarabajos y libélulas son las especies más amenazadas

En materia ambiental, la Asociación Española de Entomología considera que la desaparición de estas especies sería muy preocupante, ya que muchos ecosistemas perderían uno de sus pilares: además de la polinización, los insectos también cumplen roles fundamentales en muchas cadenas alimenticias.

Por ello, instan a las administraciones a tomar medidas para detener las actividades que afectan a estas especies y regular las actividades agrícolas, especialmente en lo referente al control de plagas y la recuperación de los ecosistemas con mayor presencia de insectos. 

Asimismo, consideran que deben realizarse más estudios, y que una cifra importante de ellos debe ser añadida al Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y al Catálogo Español de Especies Amenazadas.

La campaña, que ya cuenta con material divulgativo (informes, carteles, pegatinas, trípticos y contenido para redes sociales) en diferentes idiomas, busca generar conciencia en el público sobre esta realidad y fomentar el cuidado de los insectos, teniendo en cuenta la importancia que estos tienen para el bienestar de la humanidad y del medio ambiente.