Las islas de plástico, conocidas también como manchas de basura’ (garbage patch) son acumulaciones de desperdicios no biodegradables que, debido al efecto de las corrientes oceánicas, se han ido agrupando hasta convertirse en lo que hoy en día conocemos como islas de basura, constituyendo así una amenaza para los ecosistemas marinos. En 1997 se documentó la primera isla de basura en el Océano Pacífico por el capitán y oceanógrafo Charles Moore, llamando la atención tanto de la comunidad científica como del gran público.

¿Cómo se forman?

Los residuos plásticos no biodegradables son arrastrados por las corrientes marinas hacia los vórtices oceánicos, donde se van agrupando y acumulando formándose las islas plásticas. La basura se va desintegrando por la acción de las olas, el viento y la luz solar, desencadenando la fragmentación en partículas más pequeñas y más perjudiciales para el medio. Estas se van aglomerando tanto en la superficie como en el fondo marino, provocando así una contaminación abismal. Greenpeace ha denunciado que el plástico flotante supone tan solo un 15 % del total, mientras que el 85 % se encuentra a profundidades de hasta 11 000 metros.

¿De dónde provienen esos residuos plásticos?

  • Ríos contaminados que desembocan en mares y océanos. Entre los más contaminados están aquellos situados en China, Indonesia, India y Vietnam.
  • Residuos de equipos y aparejos de pesca abandonados en alta mar.
  • Un reciclaje inadecuado o inexistente.
  •  Los vertidos ilegales.
  • La acumulación de desechos en las playas.

¿Cuántas islas han sido detectadas?

Actualmente existen 7 islas de basura se han detectado en los océanos, aunque existen otras de menor tamaño como la que se están formando en el Mediterráneo.

  1. La gran isla de basura del Pacífico (Great Pacific Garbage Patch)

Está situada en el Océano Pacífico, entre California y el Archipiélago Hawaiano. Se mueve siguiendo la corriente oceánica del vórtice subtropical del Pacífico Norte. La más antigua isla de plástico (más de 60 años) y la más grande del mundo. Su tamaño se estima que va desde 700 000 hasta 10 millones de kilómetros cuadrados. Contiene alrededor de 100 millones de toneladas de basura distribuida entre la superficie y el fondo.

  1. La isla de basura del Atlántico Norte (North Atlantic Garbage Patch)

Descubierta en 1972, es la segunda isla más grande por extensión (se estima en unos 4 millones de kilómetros cuadrados). Está impulsada por la corriente del Atlántico Norte debido al fenómeno climático conocido como El Niño.

  1. La isla de basura del Océano Índico (Indian Ocean Garbage Patch)

Se descubrió oficialmente en 2010. Esta isla tiene una extensión de más de 2 km, con una densidad de 10 000 residuos por kilómetro cuadrado.

  1. La isla de basura del Atlántico Sur (South Atlantic Garbage Patch)

Situada entre Sudamérica y el sur de África, es una de las más pequeñas y se extiende por más de 1 millón de kilómetros cuadrados, moviendose por la corriente del Atlántico Sur.

  1. La isla de basura del Pacífico Sur (South Pacific Garbage Patch)

Descubierta recientemente frente a las costas de Chile y Perú, y es 8 veces más grande que Italia.

  1. La isla de basura del Ártico (Arctic Garbage Patch)

Descubierta en 2013, en el Mar de Barents, cerca del Círculo Polar Ártico. Es hasta ahora la isla más pequeña.

  1. La isla de basura del Mar de los Sargazos (Sargassi Garbage Patch)

La más reciente (2019) ‘isla de plástico’ fue descubierta en el Mar de los Sargazos, en el atlántico septentrional, por una expedición de Greenpeace.

Efectos sobre la fauna asociada a los ecosistemas marinos

Los microplásticos son ingeridos fácilmente por los animales más pequeños que se alimentan cerca de la superficie, los cuales después son comidos por sus depredadores de mayor tamaño como peces, focas, tortugas, ballenas y aves, entre otros. Estos también acaban afectados, llegando a nosotros mediante esta cadena trófica. Además, están los daños causados a la fauna por la ingestión de fragmentos de mayor tamaño ocasionando enredo y ahogamiento o estrangulamiento.

¿Cómo se está enfrentando este problema?

Muchos países han empezado a tomar políticas más restrictivas en relación con la producción de plásticos de un solo uso, como es el caso de Canadá o Kenia. En el año 2008, Richard Owen formó la Enviromental Cleanup Coalition (Coalición para la Limpieza del Ambiente) para unirse a la causa contra la polución del Pacífico Norte. La ECC (siglas en inglés) planea la modificación de una flota de barcos para limpiar los desechos de la zona para restaurarlos y reciclarlos. El laboratorio creado con este fin se llama Gyre Island.

El año 2017, la ONU Medio Ambiente lanzó su campaña Mares Limpios para inspirar a los gobiernos, las empresas y las personas a tomar medidas contra la contaminación plástica. Sin embargo, no pasó más allá de una declaración de buenas intenciones más que la toma de acciones concretas.

 

Un joven crea una solución revolucionaria

 

El joven holandés Boyan Slat ha creado un sistema innovador con el que persigue limpiar la basura de plástico que flota en los océanos y también en los ríos del mundo. Desde la organización que él fundó, The Ocean Clean Up, se recoge basura de la isla de plásticos del Pacífico. Su método consiste en una serie de tubos formando una especie de cañería gigante que, mediante la fuerza del viento, las olas y las corrientes va arrastrando el plástico del mar, haciendo más fácil su recogida y traslado a los centros de reciclaje.

En España, su iniciativa ha recibido el Premio Internacional Princesa de Girona 2020, en reconocimiento a su búsqueda de soluciones tecnológicas contra la contaminación de los océanos.