L

os espacios verdes son un componente fundamental para la sustentabilidad en cualquier parte del mundo, pero sobre todo en las ciudades, ya que es necesario mantener la biodiversidad, para que haya un equilibrio en los espacios urbanos, abriendo paso a la creación de lugares con mejor calidad de vida para los seres vivos, a pesar del cambio climático

Actualmente, se han abierto muchos debates sobre este importante factor en las ciudades, ya que hay muchos lugares en el mundo que presentan distanciamiento con la naturaleza, trayendo como resultado problemáticas ambientales, y diversidad de enfermedades por la contaminación en el aire.

Las áreas verdes son claves para mejorar la salud de la población, pues actúan como pulmones que renuevan el aire polucionado, al tiempo que relajan y suponen una evasión necesaria para olvidar el hormigón, constituyendo auténticas burbujas de naturaleza.

¿La recuperación de espacios verdes en las ciudades puede evitar las muertes prematuras?

L

a apertura y mantenimiento de espacios verdes no solo ayuda a mantener un ambiente más sustentable, sino que también crea un balance entre la salud física y mental del ser humano. Ver o estar en ambientes naturales brinda beneficios psicológicos, culturales, ambientales, recreativos, sociales y estéticos; moderando el estado de estrés que producen las ciudades con muchos edificios y volúmenes de carros generadores de gases tóxicos para la atmósfera.

Respirar un ambiente alejado del bullicio de las ciudades es un factor fundamental para la vida, y además debería ser un compromiso de todos hacer prevalecer las áreas verdes. Un gran ejemplo de zonas verdes en espacios urbanos, se da en España, que tiene diversidad de ciudades con lugares sustentables, como en Madrid con Casa de Campo, el Parque Forestal de Valdebebas, Parque Juan Carlos I Valdebebas-Cañada.

 

El más famoso de todos, el Parque del Retiro ‘’un jardín con gran historia reconvertido a parque público en el siglo XIX que está considerado como un bien de interés cultural’’.

La concientización en las sociedades sobre el cuidado de los espacios verdes ayuda a mejorar las condiciones ambientales de los entornos urbanos, así como a conservar el desarrollo de las especies que están presentes en estos sitios, y la arquitectura arbórea, que juega un papel fundamental para el balance entre el desarrollo del ser humano y el de los ecosistemas que existen a su alrededor.