La planeación representa una herramienta fundamental para lograr la sustentabilidad del desarrollo de las regiones y ciudades de las actuales y futuras generaciones, con el fin de asegurar la equidad y la participación de la sociedad local. Por ello, surge en las zonas urbanas la Planeación Urbana Regional, a fin de generar aportes significativos en la consecución de la problemática ambiental.

 

La Planeación Urbana Regional surge como una necesidad para la resolución de los problemas ambientales como consecuencia del desarrollo económico, lo que hace repensar en las políticas públicas a ser aplicadas para lograr una sustentabilidad de los recursos indispensables para el ser humano, lo que conlleva una complejidad para la resolución de esta problemática ambiental.

Dentro de la definición, este se define como el proceso de mejora del bienestar y la calidad de vida que beneficia a determinadas partes de un país, las cuales reciben el nombre de regiones y ciudades. 

Para dar cumplimiento a la planificación urbana, dentro de los proyectos a establecer, se debe tener en consideración las siguientes variables: Tales proyectos deben ser técnicamente posibles, ambientalmente adaptables, socialmente aceptables y económicamente viables.

 

Desarrollo Urbano Regional

En España, con la finalidad de implementar la Planeación Urbana Regional, se diseñó el Plan Estratégico de Sostenibilidad Interna sustentado en la Gerencia de Ecología Urbana 2015-2022 (PESI-GEU), como un «instrumento estratégico en la búsqueda de grandes objetivos del gobierno y de compromiso ciudadano, cuyos planes sectoriales se fundamentan en actuaciones concretas que ejemplifican los valores de la organización a fin de lograr una ciudad sostenible y una economía que respeta el medio ambiente y los derechos sociales de la colectividad».

El nuevo urbanismo y la sustentabilidad

En cuanto a la relación del nuevo urbanismo y la sustentabilidad, esta se define básicamente por:

  • La estabilidad, la integración y capacidad de recuperación de la economía local o regional.
  • La recuperación de los espacios naturales y la planificación ecológica.
  • La conservación de los recursos y la planificación ecológica.
  • La reducción del uso del automóvil y de los contaminantes de aire, agua y tierra.
  • La necesidad de reducir el desperdicio y la contaminación, así como el reciclaje.
  • La biodiversidad, la protección y restauración de los ecosistemas. 

Lo antes señalado se relaciona con los factores del manejo de un análisis y diseño integral; el desarrollo de herramientas metodológicas, lo cual permitirá una posible vecindad o regiones «urbano-bioclimáticos».