La correlación entre el cambio climático y las actividades humanas es evidente e imposible de ignorar, pero aún así sería reduccionista afirmar que el cambio climático se debe solo a la actividad de los humanos. Es importante recordar que la red de ecosistemas que conforman la biosfera de la tierra interactúan entre sí de maneras complejas que dan lugar a las condiciones ambientales, por este motivo es tan importante conocer cuáles son los factores que dan lugar al desbalance meteorológico que actualmente pone en peligro a los ecosistemas de nuestro planeta, de tal manera que podamos predecir sus efectos, estimar la mejor manera de contrarrestarlos y actuar con precisión para disminuir los daños que causen.

El principal factor que caracteriza al cambio climático en la tierra es un aumento desmesurado de la temperatura en las capas más bajas de la atmósfera, nuestro planeta posee un intrincado sistema de interacciones que generalmente mantienen una temperatura estable con patrones meteorológicos controlados. Entre los factores que afectan la temperatura superficial de la tierra destacan principalmente la actividad solar, que representa la principal fuente de calor que llega al sistema terráqueo; el albedo, que se refiere a la cantidad de energía solar  que es reflejada por la superficie del planeta; y finalmente las condiciones atmosféricas, que determinan cuánto tarda en dispersarse la energía térmica proveniente del sol. Es la interacción de estos tres factores, afectada por las alteraciones causadas por los humanos, lo que da lugar al cambio climático.

 

Un invernadero sobrecalentado
La disminución de la cobertura vegetal para campos de cultivo afecta el albedo del terreno y la composición atmosférica. 

La principal actividad humana que afecta el balance de la temperatura en la tierra es el consumo de combustibles fósiles que ha dado lugar a la alteración de la atmósfera causada por una alta concentración de gases de invernadero, estos gases capaces de absorber la radiación lumínica ayudan a mantener la energía térmica de la luz solar en el planeta, evitando así que su temperatura varíe de forma extrema al pasar del día a la noche. Las actividades humanas han generado un aumento en la concentración de estos gases en las porciones inferiores de la atmósfera haciendo que estas capas de aire absorban un mayor nivel de energía térmica con el correspondiente aumento de la temperatura.

Otras actividades que perturban este equilibrio incluyen la tala excesiva de grandes extensiones de bosque y selva para despejar terreno de cultivo, pues a medida que se reduce la cobertura vegetal eso afecta las propiedades refractivas de la superficie terrestre afectando su albedo; de esta manera la incidencia solar tiene un efecto desigual a lo largo de la tierra lo cual recae sobre los patrones meteorológicos. Además, como ya se sabe, la disminución de las zonas boscosas disminuye la tasa de consumo de dióxido de carbono en el aire por la fotosíntesis, esto por supuesto contribuye acumular gases de invernadero en la atmósfera que afianzan el aumento de temperatura que da lugar al cambio climático. 

A medida que las capas de hielo se derriten liberan gases de invernadero que aceleran el aumento de temperatura.

 

Por si fuese poco el crecimiento desmesurado de la temperatura a un ritmo tan elevado ha desencadenado ciertos efectos de retroalimentación, es decir interacciones que se autoperpetúan apoyando el aumento de temperatura. Los mejor estudiados son el aumento en la evaporación de agua, cuyo vapor actúa como un gas de invernadero y se mezcla fácilmente con el aire cálido; y la disminución de la cobertura de los casquetes polares, que disminuye el albedo de la superficie planetaria a un ritmo alarmante al mismo tiempo que libera metano y otros gases de invernadero que continúan alterando la composición de la atmósfera. 

El efecto neto de estas interacciones es una notable aceleración en el ritmo al cual aumenta la temperatura, afectando por igual a los ecosistemas, los organismos que viven en ellos y la delicada ecología que mantiene funcionando a nuestro planeta.