A través de la ecología y una Ley de Residuos y Suelos Contaminados se podrá salvar al planeta y a los seres humanos. Actualmente, son demasiados los retos de la comunidad europea para lograr un continente neutral al 100 %, esto con respecto a las emisiones contaminantes. Es una meta que se espera obtener en 2050.

Restricciones en el uso de plásticos e impuestos verdes

Gracias a la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados, España ha dado un paso agigantado en lo legal, puesto que se han instaurado medidas como las restricciones en el uso y en la venta de plásticos de origen descartable, como es el caso de bolsas oxodegradables, cubiertos, pajitas, entre otros.

Es llamativa la puesta en marcha de los «impuestos verdes», cuya esencia radica en la reducción en la utilización de productos plásticos, esto con el objeto de evitar la salida de residuos dañinos para el entorno ecológico.

Ley de Residuos y Suelos Contaminados: Reducción de los contaminantes

Por todo lo anterior, las firmas tienen una gran diatriba que no únicamente estará ligada a la correcta utilización de los recursos disponibles y la efectiva energía.

Simultáneo a esto, se buscan disminuir los segmentos contaminantes, ya sea en la conducción y seguimientos de los desechos.

¿Qué saber sobre los plásticos de un solo uso?

La idea fundamental de disminuir progresivamente los productos plásticos de un único uso, hace que la inmensa mayoría de los negocios, bares, hoteles y parecidos, tengan restringido la distribución de manera gratuita de envases que no son reutilizables, siendo los casos más connotados los de recipientes, vasos de comidas, bebidas, entre otros.

Los usuarios tendrán la oportunidad de introducirse a cada uno de estos utensilios, aunque será imprescindible cancelar por cada uno de ellos.

En este sentido, están en la obligación de responsabilizarse por un impuesto verde que refleje su consumo, donde el monto quedará insertado en alguna parte de la factura.

La importancia del agua potable

Es común que se evidencian infinitas preguntas para el ámbito gastronómico y hotelero, puesto que se verán en la obligación de garantizar agua potable a cada uno de sus consumidores, ignorando cualquier costo extra. De igual forma, es plausible la generación de opciones medioambientales al plástico.

El dilema de los envases de plástico: ¿Se quedan o se van?

El surgimiento de la Ley de Residuos y Suelos Contaminados pone en evidencia que determinados productos plásticos de carácter descartables se encontraran prohibidos en el territorio español, conllevando a que sean reemplazados por sus variantes medioambientales. 

Por ejemplo, determinados artículos de uso diario van a salir del mercado, como es el caso de los platos, las pajitas y los bastoncitos.

Asimismo, las bolsas y cualquier otro derivado proveniente del plástico de naturaleza oxodegradable.

Uso de plástico no biodegradable

La denominada transposición es un concepto que apunta hacia la adaptación de todas esas variantes y hacia una moderna intervención en la fabricación de los envases de plástico de hoy en día.

Entre los casos más resaltantes se encuentran el de los vasos de bebidas, cuya fabricación deberá realizarse con una mínima estructura (tapa).

Gracias a todas las estrategias anteriores, se proyecta la consecución esperada referente a la utilización de plástico no biodegradable, específicamente en un 50 % para el 2026 y de un 70 % para el 2030.

Unas estimaciones que se comparan con las existentes para 2022.

No solamente es una Ley de Residuos y Suelos Contaminados

Muchos grupos ecologistas de España esperaban con gran ansia esta ley, principalmente todos aquellos sectores que enarbolan las banderas de la economía circular como medio que conduzca a lo siguiente:

  • Reducción de las emisiones.
  • Preservación del planeta Tierra.