Médico con traje seguro
Las pruebas han detectado varios casos en los último días

Han comenzado a oírse los  llamados de alerta a la población acerca de una nueva ola de contagios comunitarios de COVID-19 en Andalucía, luego de unos meses muy fuertes de restricciones donde se ha llegado a contabilizar más de 23.000 casos desde que inició la pandemia. Por esa razón es realmente importante evaluar si estamos preparados para enfrentar con éxito esta nueva etapa.

Nuevos contagios al 13 de agosto 2020
Uso de mascarilla evita contagios
Usar la mascarilla es una medida habitual para contener el virus

El pueblo Andaluz ha acumulado una gran experiencia sobre los efectos de la COVID-19 en adultos mayores, aun así al día de hoy se han detectado “nuevos casos en las residencias geriátricas”, y a pesar de los esfuerzos por mantener una sana distancia social en esta nueva fase de la pandemia, se recibieron en la región reportes de tres jóvenes en cuidados intensivos e intubados, fruto de las reuniones familiares sin previsiones.

Se ha reducido el número de personas permitidas en las playas, y existe una bien estructurada campaña institucional acerca del uso de medidas de protección básicas, tales como las mascarillas y el distanciamiento. Es necesario reiterar que en gran forma el control de los casos por contagio comunitario recae en la responsabilidad individual y colectiva de los andaluces.

Mientras más respetuosos de las normas de higiene recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las entidades regionales conocedoras de la población, menos casos fatales enlutarán a las familias de Andalucía. Un poco de buena voluntad y cuidado hacen la diferencia entre un contagio desbocado, y una etapa de contagio controlado.

Todos podemos colaborar con nuestros centros de salud
Personal médico celebrando durante la jornada
Todos podemos colaborar con el personal de los centros de salud

Nadie está exento de poder contagiarse, pero si es posible evitar desbordar los servicios de salud con casos que pudieron evitarse siguiendo unas sencillas instrucciones. El personal hospitalario y sanitario de Andalucía intenta no volver a desbordarse por el incremento de casos que han surgido a lo largo del territorio, luego de la flexibilización del confinamiento.

Médicos, personal de sanidad en los centros de salud como camilleros, enfermeras y auxiliares, trabajan sin descanso para poder tratar todos los casos que llegan a los diferentes centros de hospitalización, y está en manos de todos colaborar para que los mismos no crezcan por una actuación irresponsable de quienes aún creen que la pandemia es un resfriado estacional.

Es necesario estar atentos a las nuevas medidas que anunciará prontamente La Junta, y seguirlas al pie de la letra. El pronto retorno a las aulas de los alumnos en Andalucía abrirá un compás de espera sobre muchos posibles contagios, y las familias juegan un gran papel en evitar que la pandemia penetre nuestras escuelas y llegue a los niños. Contrariamente a lo que se cree, ellos no son inmunes al Coronavirus, como lo han demostrado muchos y muy bien documentados casos a nivel mundial y en nuestro propio territorio.

¿Qué podemos hacer para evitar contagios?

Las instrucciones de contención básica de contagios son muy sencillas y fáciles de implementar en nuestros hogares, sitios de trabajo y lugares comunes:

  1. Mantener una distancia social mayor al metro y medio donde sea posible, si nos encontramos en un sitio muy abarrotado, es preferible aguardar a que la mayor densidad de personas en el sitio haya disminuido.
  1. Lavar las manos con regularidad con agua y jabón haciendo énfasis en la zona entre los dedos, y de ser posible mantenerlas higienizadas con gel antibacterial o hidrogel a base de alcohol, o toallitas con alcohol desechables.
  1. Usar mascarillas y de ser posible guantes en toda actividad pública. Evitar tocarnos la cara y no entrar a nuestros hogares sin antes descartarlos en los sitios dispuestos para tal fin.
  1. Limitar el contacto con personas de alto riesgo.

Prevenir es siempre mejor que lamentar.