Existen una serie de medicamentos sintéticos diferentes a los antidepresivos naturales cuyos principios activos intervienen en la regulación de los neurotransmisores que están relacionados con el estado de ánimo, la conducta y el afecto.

De acuerdo con las estadísticas de la OMS, 350 millones de personas a nivel mundial sufren de trastorno depresivo mayor o depresión unipolar, el trastorno bipolar y la depresión inducida por ciertas enfermedades o el abuso de las drogas.

También existen una serie de productos naturales y alimentos que también contribuyen a superar estados depresivos moderados o leves.

El inconveniente de los antidepresivos farmacológicos está en los efectos secundarios que producen, que van desde náuseas, vómitos, diarrea; pasando por aumento de peso corporal, trastornos del sueño e incluso disfunción sexual.

Aunque algunos de estos trastornos no son graves, terminan siendo muy molestos para los pacientes. Frente a estos inconvenientes, están los antidepresivos naturales.

Estos son algunos antidepresivos naturales:

  • La hierba de San Juan (Hypericum perforatum): Está considerada como la que tiene mayor eficacia porque proporciona un efecto calmante y ansiolítico.
  • Té verde (Camellia sinensis) y Ginseng (Panax ginseng): Aunque actúan sobre los neurotransmisores, contribuye más que nada a mejorar los procesos cognitivos.
  • Cúrcuma (Curcuma longa) y Pasiflora (Passiflora incarnata): Tiene más bien propiedades sedantes.
  • Guanábana (Annona muricata) y la hierba de San y Nicolás (Hypericum perforatum) entre otras.

Los principios activos de estas plantas están siendo evaluados experimentalmente, comprobando sus efectos sobre la expresión, regulación e incrementos de los neurotransmisores asociados a la modulación del estado de ánimo.

Algunos de estos son:

  • Dopamina
  • Monoamino
  • Oxidasa
  • Serotonina
  • Noradrenalina
  • Norepinefrina.

En ningún caso los antidepresivos naturales sirven para casos de depresión severa, ni tampoco deben usarse como reemplazo ni en conjunto con los fármacos que han sido de prescripción facultativa.

De la misma manera que los productos sintéticos, los efectos varían dependiendo de la persona y los resultados no son inmediatos, sino que se hacen notables a entre las 5 y las 6 semanas.

Los antidepresivos naturales tienen en contra la falta suficiente de pruebas científicas para demostrar su efectividad de allí que se recomienda tener precauciones para su uso.

Por otra parte, no están exentos de producir efectos secundarios e interferir con otros medicamentos

Una dieta saludable también puede contribuir a controlar la depresión si esta incluye los siguientes nutrientes:

  • Vitamina C
  • Triptófano
  • Ácido fólico
  • Vitamina B12
  • Omega-3

Estos alimentos ayudarían por su parte a aumentar la serotonina en el organismo:

  • Nueces
  • Linaza
  • Chía
  • Pollo
  • Pavo

La práctica deportiva y conectarse con el ambiente natural mediante la ecoterapia también contribuye a reducir los estados depresivos.