El Gobierno de Navarra, a través de su Guarderío de Medio Ambiente y la la Brigada de Protección Medioambiental de la Policía Foral se ha incautado de diversos mecanismos irregulares para la captura de fauna en la Zona Media. Varios de los artefactos se encontraban activos e incluso con algunos ejemplares capturados.

Previamente, las autoridades navarras habían puesto en marcha varios procesos de inspección en fincas particulares y otras instalaciones destinadas a la ganadería.

En total se han encontrado 58 métodos de captura de fauna que no cuentan con ningún tipo de autorización, como jaulas trampa de distintas dimensiones, cepos lisos y dentados, lazos de sirga metálica sin tope, costillas para aves, jaulas con balancín para fringílidos, anzuelos en sedales durmientes y botrinos para capturar cangrejos.

Asimismo, se hallaron dos escopetas de caza sin custodia, lo que además infringe el Reglamento de Armas. En el interior de uno de los cepos se encontraba una gineta viva, que fue debidamente liberada para su traslado al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Ilundai.

En dos de las jaulas trampa había una perdiz roja y una paloma doméstica, que habían estado siendo utilizadas a modo de carnada.

Otros dos ejemplares fueron encontrados sin vida, como en el caso de una perdiz utilizada como cebo y un zorro rojo, que murió al ser atrapado por un lazo sin tope.

Las trampas para captura de la fauna han sido halladas en una zona habitada por el visón

La zona donde han sido encontradas las trampas es uno de los hábitats de la nutria y el visón europeo, este último se encuentra bajo amenaza de extinción. De hecho, es el mamífero con el mayor peligro de desaparecer a lo largo de Europa, y es muy posible que estos artefactos hayan tenido por objeto su captura.

Entretanto, ya se han abierto los procesos judiciales pertinentes que han dado con tres de los presuntos responsables en la preparación y disposición de estos métodos de captura por delitos contra la fauna doméstica.

Los primeros informes ya han sido remitidos al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Tafalla y a la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo de Navarra.

Desde la región han advertido que el uso de animales vivos como cebos, así como la tenencia y almacenamiento de medios no selectivos para la caza serán tramitados como infracciones administrativas al infringir la Ley Foral 17/2005, de 22 de diciembre, de caza y pesca de Navarra.