El incremento de los desechos generados por el humano, hace necesario que debamos crear conciencia ante la realidad de los daños que causan ciertos equipos e implementos que se utilizan al convivir con la naturaleza. Todo ello conlleva a reflexionar sobre el uso que debemos darle a estos desechos para preservar el medio ambiente donde nos desenvolvemos.

Los ciudadanos debemos adquirir conciencia sobre la importancia del reciclaje, para contribuir a mejorar nuestro medio ambiente

El Reciclaje

Es importante conocer el término de reciclaje, el cual está definido como «la acción de convertir materiales de desecho en materia prima o en otros productos», todo ello con la finalidad de extender su vida útil y así combatir la acumulación de desechos en el mundo, lo cual permite que estos materiales sean reutilizados y se disminuya la necesidad de adquirir o elaborar materiales nuevos. 

Todos debemos tener conciencia del deber de reciclar, a fin de preservar nuestro medio ambiente y reducir la contaminación que se genera como consecuencia de los residuos que se generan en el hogar. Es un deber aprender a seleccionar los diversos tipos de basura, de acuerdo a su clasificación para ser tratadas posteriormente.

Tipos de reciclaje

Colisión catastrófica

En cuanto a los tipos de reciclaje, se considera que existen dos clasificaciones en cuanto a su tratamiento, los cuales se describen a continuación:

Reciclaje directo: Es cuando el residuo puede ser recuperado y reutilizado directamente. Por ejemplo, el caso de los bidones o material de embalaje que puede ser aprovechado por otro consumidor.

Reciclaje indirecto: Es aquel que se sucede cuando para aprovechar el producto total o parcialmente, el residuo debe someterse a un proceso industrial importante. Por ejemplo, la recogida de vidrios o el papel.

La importancia de conocer el tratamiento que debemos darle a los desechos desde nuestros hogares, tiene como fin contribuir con la selección de estos para que sean tratados de la manera más adecuada para la sociedad.

El reciclaje en España

Para el año 1982, según lo señalado por El Confidencial (2020), se colocó el primer contenedor con el fin de recuperar vidrio en la Plaza de Sant Jaume de Barcelona, y a partir de allí, se ha ido incrementando y perfeccionando esta metodología a la par con la ciudadanía española, la cual se ha ido familiarizando con los diferentes depósitos de residuos. Hoy día existen cuatro (4) tipos de contenedores caracterizados por un color, es decir:

Contenedores amarillos: Destinados a recoger envases plásticos, bricks y envases metálicos.

Contenedores azules: Para la recolección de papel.

Contenedores verdes: Para la recolección de vidrio.

Contenedor marrón: Para recoger desperdicios orgánicos a fin de ser compostados.

Contenedor naranja: Para el resto de la basura.

Es de suprema importancia concientizar a la población sobre las ventajas de reciclar, así como educarles sobre los beneficios que esta modalidad le trae a una determinada comunidad. En el sentido de la preservación y sostenibilidad del medio ambiente.