El frenesí de las compras en el Black Friday, ¿qué nos deja?… Muchas veces un montón de cosas arrinconadas a medio usar, pero una gran satisfacción por haber conseguido esa oferta maravillosa.

Pero también deja su huella en el planeta: gran generación de residuos de embalajes, prendas de vestir, residuos electrónicos y emisión de gases contaminantes por el transporte de mercancías, son algunos de los impactos ambientales más relevantes. Según Finder.com, tan sólo en España, ha aumentado el interés por el Black Friday un 22 % respecto 2019 y se ha posicionado como el séptimo en volumen de búsquedas en Internet. Los sectores que predominan para las compras son el tecnológico y la moda

Marcas y algunas ONG se unen a la campaña #NoBlackFriday. ¿Sabéis por qué?

De diversos sectores, empresarios pequeños y grandes, organizaciones ambientales como Greenpeace, Ecologistas en Acción, WWF y ONG religiosas, se suman a campañas anti Black Friday, año tras año.

La respuesta es muy sencilla, el comprar por comprar contradice los valores de sostenibilidad, consumo responsable y trazabilidad del producto, de las marcas que se preocupan por valorar el esfuerzo humano, de los recursos naturales empleados en la fabricación y los efectos ambientales de los mismos.

Estas campañas son «un llamado a consumir de forma responsable como filosofía de vida». Se trata de tener conciencia, voluntad y eficiencia. Conciencia para comprender que el consumismo trae consigo graves efectos sociales y ambientales.

Es el momento oportuno para cambiar el día de las compras, por el día de la solidaridad, promoviendo donaciones para obras de caridad, intercambio de objetos, reutilización de objetos y reciclaje de productos

Es tiempo de que consumamos mejor y en menos cantidad

Qué os parece deteneos a pensar un momento si de verdad eso que deseas comprar es necesario, útil, importante y responsable. Sencillos cuestionamientos que no sólo pueden evitar un dolor de cabeza más tarde, sino que nos orientan en el camino hacia el consumo responsable.

Comprar más no significa comprar mejor. Por ello, en el consumo y la fabricación responsables se toman en cuenta aspectos como la alta calidad, la producción ética, la fabricación local, las materias primas, la gestión de residuos sólidos, etc.

Ahora bien, si sabes lo que necesitas, sigue estas recomendaciones para hacer compras más sostenibles: 

  • Ten preferencia por marcas locales y ecológicas.
  • Escoge la opción de logística menos contaminante.
  • Elige embalajes sin plástico.
  • Compra sólo lo indispensable.

Ciertamente es necesario un cambio en la forma que consumimos; valorar lo que compramos, cuidarlo y emplearlo eficientemente a lo largo del tiempo, contribuye con la sostenibilidad, acentúa nuestra identidad y beneficia la economía local.