Un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Barcelona (UB), ha propuesto impulsar nuevamente el desarrollo en España de los procesos de captura y almacenamiento de CO2 bajo tierra mediante una estrategia denominada hubs & clusters.

Los autores, cuyo trabajo fue publicado en la revista Applied Energy, calculan que con esta estrategia se podrían dejar de emitir a la atmósfera cerca de 69 millones de toneladas de CO2 al año, lo que equivale a un 21 % de las emisiones anuales de España.

Dicho proyecto, cuya labor analiza el estado actual de desarrollo del almacenamiento de CO2 bajo tierra en España, ha identificado más de 14 concentraciones de emisores de dióxido de carbono con una producción superior a las dos toneladas por año.

¿Cuáles son los objetivos reales del almacenamiento de CO2?

«El estudio tiene dos objetivos: determinar cuáles son las opciones más efectivas para desarrollar la captura y almacenamiento de CO2 en España; y por otro lado, estudiar su adaptación dentro de la descarbonización», ha apuntado Alcalde. 

Según lo establecido en el trabajo, se considera que la parte norte de la península puede ser una región importante para el desarrollo de procesos de almacenamiento de CO2, ya que es donde gran parte de los núcleos de emisiones se concentran y donde se encuentran estructuras geológicas idóneas para su almacenamiento de forma permanente.

Los investigadores han aplicado una estrategia que consiste en identificar las zonas con altas emisiones de dióxido de carbono producidas por fuentes masivas de CO2 como cementeras y centrales eléctricas, que estando cercanas entre sí, puedan formar un hub o núcleo de emisiones. Posteriormente, se buscan y localizan los almacenes geológicos más adecuados a los que se puedan conectar esos núcleos, formando así una red o clúster de captura, asegurando que el almacenamiento de CO2 se pueda llevar a cabo de una forma eficiente.

Aunque muchos países han asignado a la tecnología de almacenamiento de dióxido de carbono un papel muy importante para la descarbonización y la lucha contra el cambio climático, el estudio recuerda y señala que en la actualidad existen pocos proyectos comerciales de este tipo, y la mayoría están ubicados en países con importantes recursos petrolíferos.